ADP: denuncian a la tesorera por agresión y discriminación
La docente Marcela Rey Camaño, afiliada a la Asociación de Docentes de la Provincia (ADP), denunció penalmente a la tesorera del gremio, Ana María Cerezo. Aseguró que a ella y a otras personas no las dejaron ingresar al camping que el gremio tiene en Cerrillos el domingo a la tarde, por no haber participado en la asamblea que se hizo el mismo día a la mañana, y que la trataron de una manera agresiva.
Ana María Cerezo había informado el domingo a El Tribuno que ella y otra docente habían sido heridas por personas que intentaron entrar al predio y no pudieron porque había "un evento privado".
Rey Camaño dijo que a ella y a su familia le impidieron entrar al camping de una manera violenta, y expresó su indignación tras ver la versión que Cerezo había dado de lo sucedido. "Tergiversan la verdad. Esas heridas son calumnias", aseguró ayer Rey Camaño, en diálogo con El Tribuno. "Los denuncié por su actitud de patovicas y por creerse dueños de la ADP. Fuimos expulsados como perros, como si fuéramos delincuentes", expresó, y manifestó su intención de llevar el caso ante el Inadi.
El domingo a las 6 se realizó la asamblea en la sede del gremio. En este polémico encuentro se aprobó la memoria y el balance del año pasado y la expulsión del gremio de Cynthia Vuistaz, una vocal que había denunciado irregularidades en el manejo de la organización.
Por la tarde, los que habían asistido a la reunión fueron invitados al camping. Rey Camaño contó que, entre el jueves y viernes de la semana pasada, ADP convocó por Facebook a todos los afiliados a una asamblea. "La invitación decía que luego iríamos al camping", aseguró.
Dijo que por cuestiones familiares no pudo asistir a la asamblea matutina y que, alrededor de las 15, fue con su familia al predio. Señaló que la puerta estaba abierta y que, cuando estaban ingresando en su vehículo, el portero les dijo que solo entraban los que habían ido a la asamblea.
"Empezaron a venir esas mujeres que dicen que han sido heridas y un montón de personas, como 50. Empezaron a empujar el auto para sacarnos y cerrar la puerta. Nos sacaban fotos y llamaron a la Policía. Al empujar el auto se deben haber hecho esas heridas que dicen. Mis hijos lloraban. En un momento mi marido los increpó. Uno se le vino encima y él lo empujó. En la denuncia penal dice que hubo empujones, pero no heridos", relató.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...