En el barrio Bicentenario no tienen cloacas ni agua potable, por lo que los líquidos fluyen libres por las calles.
Son los barrios que nunca tuvieron el servicio de agua domiciliaria y siguen exigiendo que el Estado cumpla con un derecho universal.
Para empeorar la situación de todo el oeste, el agua se empoza y se transforma en un posible criadero de mosquitos.
La falta de agua también transforma en un calvario el día a día de la gente del barrio, donde viven alrededor de 120 familias desde hace un poco más de siete años.
"Tenemos el agua gracias a una manguera que sale desde la escuela (Roberto Romero). Cuando hace calor todos usan el agua y perdemos toda presión", dijo Natalia, una de las vecinas de la manzana C.
En la zona sur hay al menos cuatro barrios que no cuentan ni con red desde hace más de 20 años, según denunciaron.

Sureste

Las imágenes más crudas pertenecen a El Círculo III, Monseñor Tavella y Santa Anita, donde muchos vecinos tienen que acarrear baldes y bidones desde caños comunitarios.
Fueron los mismos vecinos quienes buscaron tomas de agua y pagaron a plomeros para que traigan el agua desde barrios vecinos, originándose una pelea por el agua.
"Monseñor Tavella y el Circulo III son barrios que tienen redes y por lo tanto el servicio en forma reglamentaria; abastecidos de sistema de pozos", respondieron desdeAguas del Norte.
"El barrio que aún no cuenta con los servicios es Santa Anita. Están contemplados en nuestro plan de proyectos a elaborar y presentar en Obras Publicas en el 2017", agregaron desde la compañía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...