Critican el estado del Bicentenario
En el Parque del Bicentenario hay entre 40 y 50 especies de palo borracho de unos 80 años de vida trasplantadas desde algún monte de la zona. "Es un grave error. Algunos más chicos están brotados, pero la mayoría están secos. Solo un 20 por ciento de estos árboles tiene posibilidades de volver a prender", advirtió Fabián Cabrera. El ingeniero agrónomo en algún momento había sido convocado por los responsables del paseo público "para su mantenimiento y eventual reconstrucción", pero que no quedó.
También alertó sobre "el criadero de mosquitos" en el lago artificial, los caminos interiores y exteriores cubiertos de "peligrosas piedras" a modo de adorno y la escasez de seguridad.
En resumen, Cabrera aseguró que el Parque del Bicentenario "es un desastre, ahí no hay profesionales de la tierra, los que están no saben nada y si siguen, todo ese espacio se va a ir a pique en poco tiempo". Y añadió: "Como será la situación del Parque que pensé en llevar a mis alumnos de paisajismo para mostrarles lo que no se debe hacer".
"En la reunión de hace dos meses con Mariana Prone, licenciada en Turismo, y otros funcionarios, les dije que a primera vista veía grandes errores", dijo Cabrera a El Tribuno, para luego asegurar: "Deben estar enojados conmigo por mis observaciones, pero esta es la realidad de lo que vi ahí".
"En primer lugar -enumeró- trasplantaron árboles de 80 años. Son entre 40 y 50 ejemplares de palo borracho sacados del monte natural, que ahora están secos. Sacarlos y trasplantarlos cuesta una millonada de pesos. Algunos más chicos están brotados, pero la mayoría están secos; solo un 20 por ciento de esos árboles tiene posibilidad de volver a prender", dijo Cabrera.
"Tampoco respetaron la distancia de plantación que corresponde técnicamente: los pusieron cada cuatro metros". Y comentó a renglón seguido: "Yo le dije eso al administrador y me contestó que "este es el estilo que le dio el ingeniero Thays''. Eso es mentira porque yo hablé con Carlos Thays, ingeniero agrónomo que diseñó el proyecto del Parque, y me dijo él, por teléfono, que no puso los palo borrachos, que esa había sido una decisión del Gobierno de la Provincia".
Cabrera cuestionó también los arbustos recortados que "están deformados y desparejos porque la gente los arranca, los patea, y las palmeras que no sé de dónde las trajeron".

Críticas y sugerencias
Otra crítica que realizó el ingeniero Fabián Cabrera es que en el parque hay piedras por todos lados, al alcance de la mano de cualquiera. "Por ejemplo, un piedrazo arrojado con fuerza puede causar graves daños en chicos y grandes. Ese es un lugar público y, por lo tanto, hay que sacar todo elemento contundente que pueda causar daño. Las piedras están adentro y también afuera del parque". dijo.
Otro punto es el pequeño lago que hay en el fondo del predio, con aves naturales, que tiene agua estancada, "un verdadero criadero de mosquitos causantes del dengue".
Sugerencias
Lo que Cabrera sugiere es hacer un vivero forestal y de plantines porque el parque "ahora no tiene flores. Es muy monocromático, demasiado verde". Y señaló: "Al lago hay que colocarle una bomba de recirculación del agua para evitar el criadero de mosquitos, además de cercarlo por seguridad".
El ingeniero propone también más vigilancia "para que recorra el predio, controle que no se rompan las plantas, que no se tiren las piedras, que los papeles se tiren en los tachos de residuos que, dicho sea de paso, los que yo ví son muy pequeños para la cantidad de gente que circula por el lugar".
Tampoco hay sombra, consignó Cabrera. "En estos días de tanto calor y fuerte sol, la gente se calcina ahí después de las 11", denunció.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...