El FpV impuso dos auditores en una sesión escandalosa
El oficialismo aprobó ayer la designación de Julián Álvarez y Juan Ignacio Forlón, dirigentes de La Cámpora, como directores de la Auditoría General de la Nación (AGN) en reemplazo de los peronistas Oscar Lamberto y Vicente Brusca.
La votación se produjo luego de duros cuestionamientos de la oposición, que acusó al oficialismo de imponer anticipadamente dos nuevos directores y denunció que la moción del Frente para la Victoria estaba fuera del orden del día acordado en la reunión de Labor Parlamentaria.
La oposición señaló que el oficialismo pretende, en el caso de que el frente Cambiemos gane la elección presidencial, quedarse con 5 de los 7 directores de la AGN, que actualmente está conformada por cuatro oficialistas y tres radicales, entre los cuales se cuenta Leandro Despouy, el presidente del organismo, que por ley es puesto por la oposición.
Si Mauricio Macri es elegido presidente, la designación del presidente de la AGN quedará en manos de la oposición, que en tal caso sería el Partido Justicialista, con lo cual el organismo tendría cinco directores peronistas y dos oficialistas.
Abandono del recinto
Los bloques de la oposición abandonaron el recinto en desacuerdo con la designación y la toma de juramento de los dos nuevos auditores y dejaron su quórum al oficialismo, que pese a ello continuo sesionando a la espera de la llegada de diputados que le permitieran poder votar los temas del orden del día.
"Se violó el reglamento porque fue una sesión especial, con temas específicos. Este (la designación y la toma de juramento de Julián Álvarez y Juan Ignacio Forlón) no estaba", señaló el diputado radical Julio Cobos, en declaraciones periodísticas, fuera del recinto, al anunciar la decisión conjunta de los bloques opositores.
El bloque del Frente para la Victoria y sus bancadas aliadas quedaron sesionando porque el quórum se requiere únicamente para iniciar la sesión Äya había empezadoÄ y para las votaciones de los proyectos, para lo cual confiaban en la llegada de diputados para lograr el número requerido y poder aprobarlos. La oposición se retiró luego de que se aprobara por mayoría simple la designación de Álvarez y Forlón, mientras ellos pedían que se aprobara previamente, con dos tercios de los votos, la habilitación para su tratamiento de la moción sobre el nombramiento de ambos directores de la AGN.
La respuesta oficialista
Horas después del escándalo, tanto el presidente de la Cámara, Julián Domínguez, como la jefa de la bancada del FPV, Juliana Di Tullio, realizaron una conferencia de prensa para criticar el accionar de la oposición y explicar los mecanismos a través de los cuales se logró la cuestionada designación.
Di Tullio afirmó que se venía discutiendo el tema con la oposición desde hacía dos semanas y que todo estaba arreglado "de palabra". En tanto que Domínguez aseguró que era necesaria la designación porque el mandato de los anteriores auditores se había vencido el 5 de septiembre, lo que hacia necesaria e imperiosa la designación.
La oposición se mostró crítica
Los diputados de la oposición mostraron su disconformidad con la sorpresiva designación de auditores que deberán controlar al próximo gobierno. "Son ilegales. Aparte de la cuestión de fondo, se violó el reglamento porque era una sesión especial y este tema no estaba en tratamiento", explicó el diputado radical Julio Cobos.
Desde su banca, la diputada del Frente Renovador Graciela Camaño fue de las más vehementes. "Le han tomado juramento sin quórum. A jurar como ladrones e irse con el papelito abajo del brazo. Ya tienen conchabo los próximos ocho años. Es una vergüenza lo que ha hecho usted señor presidente que hacia el final de su mandato se ha vulnerado todo", dijo.
El titular de la bancada del PRO, Federico Pinedo, consideró que "el kirchnerismo está terminando una de sus últimas sesiones de la manera más patética, violando la Constitución nacional".
En sintonía, el radical Mario Negri calificó el hecho como un "papelón" y el diputado Claudio Lozano analizó: "Están muy apurados por alguna razón por garantizar el control de la AGN. Lo que han hecho no tiene ni pie ni cabeza".
Por el lado del oficialismo, el único que habló fue Héctor Recalde y defendió que para la jura no hubiera quórum. "Para la jura no hace falta quórum, hace falta quórum para votar quien jura. Para hacer un juramento bastaría con el presidente de la Cámara", analizó el diputado oficialista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...