Frigerio aseguró que se cuidará cada puesto de trabajo
El ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, aseguró ayer en Tierra del Fuego que el cepo se debía eliminar porque no era posible "vivir en un país con tantos tipos de cambio diferentes". Aseguró que el Banco Central cuenta con reservas suficientes "para intervenir con firmeza en el mercado" ante eventuales turbulencias.
"Teníamos que liberarnos rápido del cepo para volver a crecer", dijo, y sostuvo que el objetivo del Gobierno es "liberar a la Argentina de la pobreza y del hambre; por eso no podíamos perder más tiempo".
El ministro político de Macri afirmó que "tenemos previsto llegar al equilibrio fiscal y a una inflación de un dígito para el final del mandato".
En tanto, garantizó que no se abrirán las importaciones en forma indiscriminada y que el Estado utilizará "todas las herramientas para cuidar todos y cada uno de los trabajos en Argentina".
Anteayer el país salió del cepo cambiario, que el gobierno anterior aseguraba que no existía, y nada se derrumbó. La final que jugará River con Barcelona en Japón y las desventuras de Moria Casán en Paraguay llamaron más la atención que el comportamiento de la city.
Pero lo que viene no será fácil. El gobierno de Mauricio Macri sabe que la inflación no se para en seco y que la devaluación del dólar oficial, por más que sea un sinceramiento, va a incidir en el salario. El fracaso de una política que financió el déficit con emisión se tradujo en el absurdo de distorsionar los índices de pobreza; luego, directamente, ocultarlos, y finalmente dejar que la expresidenta afirmara en el exterior que en la Argentina "hay menos pobres que en Alemania".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...