Gobierno y CGT sin acuerdo, pero sigue el diálogo
El Gobierno de Mauricio Macri y dos de los tres miembros de la cúpula de la CGT acercaron ayer posiciones por Ganancias, pero la discusión continuará en las próximas horas alrededor de múltiples ítems como la suba del piso del mínimo no imponible, la exención de las horas extras y el aguinaldo o la creación de impuestos complementarios.
Con un encuentro en la sede del gremio de Sanidad, en el barrio porteño de Once, la Casa Rosada formalizó el inicio de la ronda de diálogo con distintos sectores involucrados para confeccionar un proyecto que reforme el impuesto a las Ganancias y tenga el consenso suficiente para ser aprobado en el Congreso.
Según supo NA de fuentes oficiales, de la reunión participaron el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y los secretarios generales de la CGT Héctor Daer y Carlos Acuña.
El encuentro tuvo lugar pasado el mediodía, en momentos en que el otro triunviro cegetista encabezaba una conferencia de prensa en la sede de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) para anunciar medidas de protesta para el lunes.
La ausencia de Schmid trasuntó la molestia de los gremios del Transporte con el tema de Ganancias, aunque sus interlocutores señalan que los líderes de la CGT "se reparten el rol de ver cuál es más duro".
De todos modos, fuentes oficiales señalaron que la cumbre con los líderes sindicales fue "muy buena", y que sirvió para acercar posiciones sobre el mínimo no imponible de Ganancias, que el Gobierno planteó llevar a 34.000 pesos o 35.000, mientras que la CGT esperaba subirlo un poco más, a $38.000 o $40.000.
Entre las posibilidades que se barajan por estas horas está la implementación de una diferenciación geográfica para el tributo, haciendo que las provincias del sur del país, donde el peso de Ganancias es mayor, puedan reducir esa presión.
En principio, el Gobierno está dispuesto a subir el mínimo no imponible del impuesto, pero otra posibilidad sería que lo implemente a cambio de modificar las alícuotas originales, es decir, que menos trabajadores queden alcanzados por el gravamen, pero que los que paguen, tributen más.
Dentro de la negociación está incluida la discusión por excluir las horas extras, el aguinaldo y los viáticos del impuesto a las ganancias, como reclama la CGT, pero con topes, supo NA.
Triaca y Quintana les explicaron a los sindicalistas el plan del Ejecutivo para reducir el peso del impuesto a las ganancias de forma progresiva en tres años.
Además, en la reunión se habló de implementar el impuesto al juego, aunque los negociadores del Ejecutivo advierten que podría ser trabado por la Justicia, e incorporar un gravamen al champán y algunas bebidas alcohólicas que actualmente no tributan.
Las fuentes admitieron que se trata de una negociación "difícil" y lenta, ya que cada punto que se negocia debe ser consultado con el Palacio de Hacienda y con los gobernadores, lo que hace que la respuesta oficial no pueda ser inmediata, señalaron las fuentes consultadas.
Las tratativas con los gremios continuarán durante el fin de semana, cuando los equipos técnicos de la Casa Rosada revisarán el impacto fiscal de las medidas. En el Gobierno sostienen que el Presidente puso dos condiciones en la negociación: que no se afecte la meta de déficit fiscal de 4,2% del PBI para 2017 y que no afecte el proceso de inversiones. Por este último motivo, los negociadores oficiales descartaron de plano que se pueda reponer las retenciones a la minería. Para la Casa Rosada, la reunión con la central obrera es la "más importante" de toda la ronda de encuentros que se mantendrán para elaborar un nuevo proyecto de Gas

Sin Frigerio

Al final, el ministro del Interior Rogelio Frigerio no asistió al encuentro. Pero antes, había hablado. "Queremos incluir a todos los sectores y partidos políticos. Sabemos que es difícil porque las diferencias entre ambos proyectos iniciales son muy marcadas", dijo a Clarín Frigerio antes del encuentro con los líderes gremiales.
"La gran mayoría de los gobernadores del PJ y partidos provinciales están encabezando esta idea de llegar a un acuerdo conjunto, y nosotros la apoyamos e impulsamos", agregó. En torno a la reunión hubo mucho hermetismo: finalmente se decidió que no fuera en Casa Rosada ni en el Ministerio de Trabajo. Y, al igual que en virtud de la discusión con las centrales obreras por el bono, se acordó que fuera en un gremio.
Desde el Gobierno nadie quiso informar oficialmente el lugar, pero la reunión se realizó en la sede de la Sanidad que lidera Héctor Daer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...