Los padres imputados  mantuvieron sus dichos

-­Decí la verdad!

-­Yo no hice nada!

-Que se haga justicia.

-No hice nada.

Terminó diciendo Silvia Galán mientras acomodaba a su bebé de dos meses en sus brazos, en medio del careo que mantuvo con su expareja Antonio Vilte, ambos acusados de asesinar a Austin (4) y Alma Zoe (1), sus dos primeros hijos en mayo último en la localidad de Huacalera.

La semana pasada en la oficina de la Fiscalía de Investigación Nº 7 a cargo de Darío Osinaga, se dio por cumplido el breve enfrentamiento verbal entre los jóvenes padres acusados de filicidio y cada uno se mantuvo en la postura que adoptó desde el principio, Vilte culpando a su exmujer, y ésta manifestando que no recuerda nada de lo que pasó la madrugada del 17 de mayo último en la vivienda del barrio Villa El Trabajo, al sur de Huacalera.

El caso que conmocionó a toda la comunidad jujeña se encuentra en plena etapa investigativa, pero con considerables avances para llegar al esclarecimiento del terrible hecho que tuvo como protagonistas a dos niños de escasa edad.

Para esta semana se aguardan las "conclusiones definitivas" del médico forense del Poder Judicial, Guillermo Robles Ávalos, quien fue el encargado de realizar los exámenes cadavéricos.

Tanto Silvia Galán como Antonio Vilte no negaron que hubo una discusión entre ellos horas previas a que ocurra el doble asesinato. Galán le habría sacado el celular a Vilte y se habría enfurecido luego de leer los mensajes de su actual pareja. Le habría arrojado agua caliente que tenía en un termo para que se retire de la vivienda, luego de que éste se había hecho presente para darle un dinero para poder afrontar algunas necesidades de sus dos hijos.

Las declaraciones de Galán siempre fueron breves y lánguidas y hasta un punto confusas respecto a lo que realmente sucedió con sus hijos. En un primer momento había manifestado a los efectivos policiales que su expareja la había agredido hasta desmayarla y luego le habría dicho a una médica que "alguien (que no alcanzó a ver) tocó la puerta y le dio un golpe de puño en el rostro dejándola inconsciente".

Silvia Galán fue madre de otro varón hace aproximadamente dos meses, estando detenida. Vilte considera que también es hijo suyo y había solicitado mediante su abogado José Luis Manzur que la criatura sea criada por su madre, pero este pedido aún no está resuelto por la Justicia.

Además fueron citadas a prestar declaración ante el fiscal las dos médicas que intervinieron en los informes, una que examinó a los niños asesinados y otra que examinó a Galán. La médica que constató el deceso de los niños dijo que los encontró acostados uno al lado de otro, sobre dos camas de una plaza juntas, tapados con colchas, como si estuvieran dormidos, y a la otra profesional le habría sorprendido el estado de "frialdad" con el que actuaba Galán.

Sobre los hechos

El caso de filicidio ocurrió entre la noche del martes 16 y la madrugada del miércoles 17 de mayo último en una precaria vivienda del barrio Villa El Trabajo, al sur de la localidad quebradeña. En ese domicilio vivía Silvia Galán, quien cursaba el quinto mes de embarazo, junto a sus otros dos hijos, Austin y Alma Zoe.

Según testigos, Vilte y Galán habían discutido alrededor de las 20, en el momento que Antonio Vilte había llegado a ese lugar supuestamente a entregarle dinero para sus hijos.

Los niños fueron asfixiados, Austin habría sido asesinado mediante un estrangulamiento y Alma Zoe con un objeto como una almohada que obstruyó sus vías respiratorias.

Antonio Vilte y Silvia Galán están acusados de "homicidio calificado por el vínculo en dos hechos".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...