Hacer "Hamlet" es hablar sobretodo de los legados

Repensar los clásicos del teatro, es un ejercicio que suele ser motivo de estudio y renovación en los artistas de las tablas. En este caso, el texto es el de Hamlet de Shakespeare. La iniciativa fue del actor y director, Rodolfo Pacheco, quien le pone el cuerpo a la propuesta. Para concretar la idea, convocó a la escritora Elena Bossi, para que se encargue de la dramaturgia de esta puesta que se estrenará hoy a las 22 en el Teatro "El Pasillo" -José de la Iglesia 1190-. Para la dirección, Pacheco convocó a un colega de Rosario de Santa Fe, con quien trabajó en años anteriores y que además se dedica al estudio de Shakespeare en las escuelas donde enseña teatro hace más de diez años, Ricardo Arias.Con toda esta previa, la puesta llevó un año de trabajo para llegar al estreno, que tendrá reposiciones mañana a las 22 y el domingo 5 a las 21, en la misma sala.

“BAILEMOS SOBRE LAS CENIZAS, HAMLET”/ LA OBRA SE PRESENTARÁ HOY EN EL PASILLO.

El Tribuno de Jujuy conversó con Pacheco y Bossi para adentrarse en los detalles de este trabajo. "Se toman momentos de la obra de Shakespeare, que se superponen con la historia de este personaje que hace la obra, que a su vez se superpone con la vida real del actor. Hay como capas de realidades. Esos juegos sumados al tema principal de la obra que tiene que ver con el sufrimiento que genera el mandato paterno, cultural y social, frente al deseo de libertad y de fidelidad hacia uno mismo, son los que producirían la locura del personaje", dice primeramente la escritora.

Por su parte, Pacheco aclara, que "el personaje es Hamlet, pero a su vez es la problemática de este clásico, pasada a la actuación y pasada al actor", y explica que el atractivo y la actualidad tiene que ver con el hecho de que Hamlet es un clásico. "Tiene como núcleo la muerte del padre y lo que desencadena eso. De todos modos en esta versión, hay un tema en el final que a nosotros nos interesa. En 'Hamlet' el mandato se cumple y muere el protagonista, en cambio en este caso, en nuestra versión, hay un pequeño cambio. Nosotros decimos que de los padres, uno tiene un menú para elegir qué es lo que va a continuar, y eso es lo que genera una libertad en la construcción de uno", explica el actor sobre la intención de refrescar el concepto de la obra y aggionarlo a nuestra realidad. "Con 'Bailemos sobre las cenizas', que si bien es una irreverencia, queremos reflejar que también es un símbolo de la libertad, una forma de decir 'soy distinto en esto, voy a ser libre por esto'", continuó.

El atractivo desde lo teatral

La consulta a Pacheco es sobre que le atrajo de este clásico hoy desde los teatral, y cómo lo trae a la actualidad. "Es un clásico que tiene vigencia porque trata temas medulares de los seres humanos", explica. "Confieso que hace muchos años que leo Hamlet, y nunca me le arrimé (actoralmente hablando). Todo empezó en mí, cuando me puse a reflexionar sobre cuál era el legado de Belgrano en Jujuy -aunque parezca que no tiene nada que ver- mi pregunta fue ¿qué pasa con los legados, uno los traiciona? ¿Qué pasa con este tema de los Padres de la Patria, que después la Patria termina en cualquier lado. Yo empecé con ese cuestionamiento", comenta. "Y descubrí que Hamlet también tiene eso, el tema de los legados desde una raíz que es bien cercana que es la muerte del padre". Y continuó, "hay un tema familiar, porque la familia es un infierno. La familia se desdibuja por las distintas historias que hay, como la traición de la madre al padre, el un padre que pide el auxilio del hijo para mantener el legado. Toda una desorganización familiar muy grande. Por otro lado no está dado en un momento cualquiera, sino que todo esto sucede en medio de una situación política muy fuerte, porque es un Rey el que muere. Y uno de los legados de Hamlet es que a partir de eso el va a ser el futuro Rey. Hay una serie de traiciones y de guerras en el medio". Describe que se trata de un personaje de una insatisfacción permanente, con un montón de dudas, y esa es una de las características que le atrae como actor. "También me trae el hecho de hacerlo a esta edad, iniciar mi tiempo de jubilación con una obra de gente joven. El personaje de Hamlet tiene en la obra un poco más de veinte años, y me gusta la posibilidad de hacerlo después de una vida", comenta. . Esto hace que aunque en esta versión haya lugares de solución que se pueden buscar, el legado duele igual", asegura el actor

El atractivo desde lo literario

A Elena Bossi le preguntamos sobre el atractivo desde lo literario de hacer esta obra, y lo primero que expresó fue que "siempre me pareció que Hamlet tenía que ver con el tema de los legados, pero además me parece que más que nunca en la Argentina de hoy y sobre todo en las provincias más conservadoras, el legado pesa más y es más difícil ser fiel a uno mismo porque estos pesos produce esto que aparece en el personaje que es la dificultad de esa lucha interior".Entendió que su desafío era trabajar un Hamlet postpsicoanálisis, comentó, con esta herramienta, se ven otras definiciones. "Nos encontramos con un personaje que tiene la posibilidad de comprender que quiere ser fiel a sí mismo, y no ser fiel al mandato. Entonces desde lo literario también era un desafío pensar desde el espacio del lenguaje, combinar en algunos momentos lo barroco de ese lenguaje shakespereano y que sea algo del siglo XXI también", explica. Se planteó cómo mezclar el voceo o elemento del lenguaje de hoy con el lenguaje de hace 400 años. Y concluyó que "el mandato es un tema universal, el lenguaje también pero tiene sus altibajos. Me gustó pensar en un Hamlet, que pasase del lenguaje bien barroco, a uno más canchero o una mala palabra bien argentina".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...