Los chicos no son enemigos sociales, dice la Iglesia
La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) cuestionó ayer la idea del Gobierno de debatir la baja de la edad de imputabilidad de 16 a 14 años y consideró que no se puede "convertir a los chicos infractores en casi enemigos sociales".
"No podemos caminar hacia una nueva ley penal juvenil, convirtiendo a los chicos infractores a la ley en casi enemigos sociales", sostuvo la Iglesia argentina a través de un documento de la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia. Los prelados consideraron que "no pareciera razonable en un año electoral" que se produzca este debate "para dar respuesta estatal a hechos delictivos de trascendencia mediática".
En medio de la polémica por la discusión sobre la baja de la edad de imputabilidad que impulsa el gobierno de Mauricio Macri, la Iglesia Católica salió al cruce y reclamó "hacer cumplir" los "derechos" de los jóvenes.

¿Qué opinás de la intención de...

La Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia subrayó que "un importante porcentaje de adolescentes infractores a la ley penal son pobres", cuentan "con fuerte déficit en la escolarización, y provienen de familias desintegradas y de baja calificación laboral".
Al respecto, en un documento titulado "Consideraciones sobre la baja de la edad de punibilidad", los obispos advirtieron que no se debe "mirar solamente la fotografía del hecho", sino focalizarse en "la película de su vida para atrás".
La CEA evaluó que, de esa forma, podrá advertirse "la vulneración de los estándares mínimos de derechos sociales e intrafamiliares vulnerados, que también habrá que considerar y hacer cumplir". Además, la Iglesia afirmó que el debate que quiere propiciar el Gobierno "no se corresponde con el pedido de emergencia nacional en adicciones "Ni un pibe menos por la droga", que lanzó la institución en noviembre pasado y que fue recogido por el Poder Ejecutivo en un decreto de diciembre. Los obispos también citaron en el documento una carta pastoral del papa Francisco cuando era arzobispo de Buenos Aires, en 2005. "Frente a esta realidad, aparece una actitud falsamente normativa y de supuesto bien común que reclama represión y creciente control que va desde la baja de la edad de imputabilidad penal hasta su forzada separación familiar, en ocasiones sometiendo injustamente al sistema judicial situaciones de pobreza familiar o bien promoviendo una discrecional y abusiva institucionalización", afirmó Jorge Bergoglio en ese momento.
La Conferencia Episcopal Argentina se sumó así a la polémica generada tras el anuncio del Gobierno sobre su intención de impulsar el debate sobre un nuevo régimen penal juvenil, que llevaría la edad de imputabilidad de 16 a 14 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...