Los hermanos Urtubey dejan volar la imaginación
La pregunta que más se repite y menos respuesta encuentra: en Salta, ¿quién gobierna?
Nadie sabe qué es de la vida del vicegobernador Miguel Isa, quien había prometido dejar una ciudad sin baches, lo que a todas luces no ocurrió.
Curiosamente, los escuderos de Juan Manuel Urtubey le reprochan al nuevo intendente, Gustavo Sáenz, por el estado de las calles.
Según Sáenz, le dejaron una constelación de baches, una deuda de Aguas del Norte por la producción de muchos de esos estropicios, por cien millones de pesos, y además desde noviembre dejaron de pasarle 12 millones de pesos que puntualmente recibía Isa todos los meses. Es decir, el bache más grave que heredó está en el presupuesto.
Urtubey, probablemente, es el que dispuso que se suspendan las remesas, una decisión que perjudica a los ciudadanos como tantas otras, muy frecuentes, pero que se explica porque Gustavo Sáenz es el adversario más fuerte que enfrenta la dinastía familiar.
Sin embargo, el que reconoció que no le envían el dinero fue el jefe de Gabinete, Carlos Parodi. Mientras tanto, Manuel Godoy y Matías Posadas se dedicaron a lo que es su especialidad en materia de exposición pública: el bullying. Es decir, ni gobiernan ni dejan gobernar.
Ocho años y un balance provisorio
Urtubey y sus hermanos ya llevan ocho años en el poder. A pesar de que los resultados no los ayudan, pretenden quedarse, aunque sin ofrecer ninguna perspectiva de futuro a la gente.
La crisis de los municipios es un tema casi redundante, aunque ningún intendente tuvo la suerte de Carlos Villalba, un paradigma de esta etapa. Si no lo hubieran detenido en un operativo contra la trata de personas en un prostíbulo, nunca lo hubieran desplazado de la jefatura de Salvador Mazza, en el corazón de la narcofrontera empobrecida.
A Osvaldo García, de Coronel Moldes, sus compañeros de fórmula Jorge Soto y Tuti Amat le quieren intervenir el municipio por los mismos hechos que denunciaba la oposición durante la campaña que compartieron los tres en 2015.
Las gestiones municipales, más allá de la transparencia o la eficiencia de cada intendente, deben evaluarse desde la perspectiva de "el palo y la zanahoria" con que se mueve el Grand Bourg.
Las últimas noticias no son buenas. Salta casi duplicó el número de sus empleados públicos y en 2015 hizo crecer la planta de personal casi un 10 %. Sin embargo, no puede acreditar mejoras en ningún servicio.
La provincia lidera los indicadores de pobreza y después de quince años cerró el ejercicio 2015 con más de 600 millones de pesos de déficit.
Campaña
Para los hermanos Urtubey estos no parecen ser problemas. El más joven, José, lanzó su campaña a la gobernación con cuatro años de anticipación, con declaraciones en la televisión nacional, como es el estilo del clan.
"El desafío es que el Estado sea eficiente", indicó a Intratables. Por si acaso, no invitó a los presentes a que visiten la provincia para interiorizarse sobre la eficiencia del gabinete que lidera Parodi .
Y agregó la muletilla kirchnerista: "Creo en el Estado presente y articulador junto con el sector privado", dijo, hablando de lo que debería hacer Mauricio Macri.
"Se puede corregir por la vía del ajuste o del crecimiento. Espero que lo hagan potenciando el crecimiento".
No le resultaría muy marketinero si precisara, con datos ciertos, cuánto creció la provincia desde 2008. En el área de la industria, donde él se mueve, no existen logros verificables, el campo se encuentra en estado crítico, y el turismo vive de la inercia del pasado, que como toda inercia, va menguando con el paso del tiempo.
Salta y la Corte
Rodolfo, el hermano senador, no será candidato pero intenta constituirse en una suerte de interlocutor del macrismo. Por lo pronto, ya dejó entrever que los pliegos de los candidatos de Macri, Horacio Rossati y Carlos Fernando Rosenkrantz pasarán sin muchos problemas el trámite del acuerdo como jueces de la Suprema Corte, pero negó que los legisladores salteños vayan a impulsar la designación a cambio de fondos para la provincia de Salta.
Dicho así, parece simplista. El entendimiento real con el bloque del justicialismo se hizo con Miguel Pichetto y lo más probable es que avance la propuesta del rionegrino, compartida por el peronismo federal, para llevar a siete el número de ministros de la Corte.
Donde sí el senador Urtubey condiciona a Macri es en el apoyo al acuerdo con los fondos buitre. "Hagamos un acuerdo de gobernabilidad, poniendo todos los temas sobre la mesa, que incluya todo, como la derogación de la Ley Cerrojo, la aprobación del acuerdo con los holdouts, el tema de la Corte, la coparticipación, todos los temas que son objeto de reunión entre el gobierno nacional y las provincias", dijo.
Según algunos medios porteños, Rodolfo aspira a que se amplíe la Corte y que sea él ungido como nuevo juez. Esto último no parece ni confirmable ni descartable.
De todos modos, parecería que ya se imaginan un 2019 con José gobernador, Rodolfo en la Corte y Juan Manuel presidente (o vice).
Claro que con semejante trabajo de la imaginación, les queda poco tiempo para gobernar la provincia presente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...