Más desmontes ilegales
Los desmontes y las talas ilegales en el norte de la provincia ya no causan escozor.
Sin embargo, el producto de estos desmontes y talas furtivas del monte nativo es secuestrado cuando salen a la ruta sin guías o papeles del origen de la madera que transportan.
En estos días, la Policía de la Provincia secuestró gran cantidad de madera dura, postes y especies en extinción, como el palo santo, que eran transportadas desde una finca de la localidad norteña de Coronel Solá (Morillo).
En dos procedimientos, la Policía secuestró dos acoplados con rollos de madera y 80 rollos de diferentes especies que estaban siendo conducidos hacia un aserradero de del Chaco salteño, presumiblemente.
El operativo comenzó a gestarse cuando los uniformados hallaron en un inmueble del paraje Churcal, localidad de Coronel Sola, unos 80 postes de distintas maderas, entre ellas cebil, palo amarillo, palo santo y duraznillo, dispuestos ya para el transporte.
Luego sobre ruta nacional 86 kilómetro 16, constataron que un hombre transportaba dos acoplados con rollos de madera. Una guía presentaba adulteración y la otra no correspondía con los productos que llevaba.
Por disposición de la Fiscalía Penal 3 procedieron al secuestro del producto forestal y de la guía aunque no se consignó sobre medidas tendientes a frenar la tala indiscriminada del monte chaqueño.
Se supo que empresas inmobiliarias adquieren las tierras y les dan un permiso oral a los nativos, criollos o aborígenes para que talen el monte de sus propiedades. Esa madera a su vez es vendida a precio vil a varios aserraderos locales que luego las comercializan legalmente en diversos mercados.
"Una vez que los nativos sacan las especies protegidas, las empresas solicitan la autorización para desmontar porque ya en esas tierra no hay madera nativa", denunció telefónicamente un productor ganadero de la zona de Dragones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...