Papa Francisco: A los 80 quiero una vejez tranquila, fecunda y feliz
El papa Francisco celebró ayer sus 80 años deseándose una vejez tranquila, fecunda y feliz, sin mostrarse dispuesto a moderar su pontificado reformador.
"Desde hace unos días me viene en mente una palabra que parece fea: vejez. Por lo menos asusta (...). La vejez es sed de sabiduría", declaró el Papa al concluir una misa con motivo de su cumpleaños ante unos sesenta cardenales en una capilla de los palacios pontificales.
"Rezad para que la mía sea así: tranquila, religiosa, fecunda. Y también alegre, gracias", pidió.
Antes de la misa, Francisco desayunó pasteles argentinos con ocho personas sin hogar. También envió pasteles para que se repartieran en numerosos comedores sociales de Roma y pequeños regalos para los huéspedes de los centros de acogida de la ciudad, anunció el Vaticano.
Por su cumpleaños, el Papa recibió cerca de 50.000 mensajes de todo el mundo, principalmente a través de las direcciones de correo electrónico abiertas especialmente por el Vaticano en ocho idiomas.
El nuevo jefe de Gobierno italiano, Paolo Gentiloni, le deseó feliz cumpleaños en Twitter de parte de una Italia "agradecida al Santo Padre por la fuerza inspiradora de su mensaje y de su ejemplo".
Según la prensa, el papa emérito Benedicto XVI también dedicó unas palabras por escrito a su sucesor.
"La oficina del Papa está llena de dibujos de niños de todo el mundo para celebrar su cumpleaños", tuiteó Antonio Spadaro, un teólogo jesuita próximo al pontífice argentino, junto a imágenes de dibujos donde se ve al Papa sonriendo con la Tierra en la cabeza o rodeado de niños y globos.
Excepto la misa con los cardenales, Francisco no ha previsto nada especial para su aniversario, aseguró el Vaticano, añadiendo que la jornada sería "normal, llena de obligaciones".

"Sigo adelante"

El Papa celebró una audiencia con la presidenta maltesa, Marie Louise Coleiro Preca, varios prelados y miembros de Nomadelfia, una comunidad de laicos que intenta vivir como los primeros cristianos. Estos últimos entonaron un "Feliz cumpleaños" en italiano a su llegada. Alérgico a las vacaciones, el primer papa americano de la historia no parece dispuesto a dejar que su edad interfiera en su agenda, repleta de ceremonias religiosas, audiencias, baños de multitudes y viajes. Pese a ser hogareño, ya ha viajado en 17 ocasiones al extranjero en sus casi cuatro años de pontificado. El Vaticano confirmó el sábado que el 12 y 13 de mayo visitaría Portugal con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen. También ha previsto en 2017 un viaje a India y Bangladés y quizá otro a África.
El Pontífice continúa con su obra de transformación de la Iglesia, que él desea que sea acompañada con misericordia para los católicos en situación irregular, sin cuestionar el mensaje y los dogmas de la institución. Su nuevo tono ha seducido al público en general y molestado al ala más conservadora de la Iglesia Católica.
Pese a sus problemas de cadera, no evoca en ningún momento la idea de renunciar, en caso de que su energía lo abandone, como tuvo la audacia de hacer su predecesor, Benedicto XVI (89 años).

Obama envió saludos

El presidente de EE UU, Barack Obama, saludó ayer al papa Francisco por su octogésimo cumpleaños y le agradeció especialmente su "inestimable apoyo" por su mediación para avanzar en la normalización de relaciones con Cuba.
"Al celebrar su 80 cumpleaños, me uno al pueblo estadounidense en extender nuestros mejores deseos a su santidad el papa Francisco", manifestó el líder norteamericano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...