Puma suspendió a 900 trabajadores de sus plantas riojanas
Unos 900 trabajadores de la empresa Puma, que fabrica calzado deportivo, fueron suspendidos esta semana a raíz de la crítica situación por la que atraviesa esa compañía, ante la apertura de las importaciones y la caída de sus ventas. El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Calzado, Agustín Amicone, explicó este martes que Puma "atraviesa una situación compleja, que derivó esta semana en el adelantamiento de vacaciones de su personal". La empresa -de origen alemán- está radicada hace 36 en la Argentina y posee tres plantas, todas en la provincia de La Rioja: ciudad capital, Sanagasta y Chamical. En declaraciones a radio Del Plata, el sindicalista explicó: "el 90% de lo que fabrica en La Rioja es producción nacional. En cambio, sus competidoras (en el mercado nacional) solo ensamblan, es decir, todos los insumos que utilizan son importados, en especial de países asiáticos". "En consecuencia, el costo de Puma es más alto y queda en desventaja para competir", advirtió Amicone, y añadió: "si a ésto le agregamos que las importaciones totales de calzado aumentaron 34% interanual y hay, a la vez, una gran restricción de compras, el combo es altamente explosivo". "Por eso creemos que están en peligro las fuentes del trabajo del sector", alertó.

Arcor, también
El sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (Stia) de Colonia Caroya, denunció hoy que el otorgamiento de vacaciones anticipadas a 400 trabajadores de la planta de Arcor en esa localidad cordobesa, constituyen "suspensiones encubiertas", al tiempo que expresó su preocupación por la pérdida de fuentes de trabajo en el sector.
Carlos Simonovich, delegado del Stia consideró en diálogo con Télam, que el otorgamiento de vacaciones anticipadas a 400 trabajadores, "son en realidad suspensiones encubiertas".
El representante gremial precisó que los empleados afectados por la medida "somos operarios de la línea de producción, pero la gente de expedición sigue trabajando y los camiones siguen saliendo con mercaderías".
El dirigente sindical indicó que la empresa "aduce a una baja de ventas, y nosotros creemos que no es tan así, si bien hay algunas líneas que están paradas, los centros de distribución que es donde está la mercadería sigue funcionando normalmente".
Simonovich expresó su preocupación porque "vemos que desde fines de 2015 y principios de 2016, estamos teniendo problemas con gente que están despidiendo de forma encubierta; llamando a personas para instarlos a `arreglar´".
"Hemos tenido lineas (de producción) donde ellos han hecho modificaciones y vemos que cada vez se están manejando con menos personal", agregó.
"Estamos en alerta -señaló-, porque vemos que en la empresa cada vez somos menos los trabajadores que estamos quedando y que a compañeros que tienen más 20 años de trabajo los están llamando para arreglar".
Simonovich señaló que, si bien dijo que "es la primera vez" que se toma esta medida en la planta de Colonia Caroya, en la de Arcor Estilenos, ubicada en San Luis, "tuvimos las vacaciones anticipadas en el mes de agosto de 553 trabajadores y en Bagley Totoral (provincia de Córdoba) desde julio están anticipando vacaciones".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...