Un joven ecuatoriano vive en la comisaría de Morillo
Un joven ecuatoriano vive en la  comisaría de Morillo

Insólito. Un joven vive desde hace casi un mes en una comisaría en la que le procuran lo necesario para satisfacer sus necesidades básicas: un techo, alimentos, agua y abrigo.

"El 19 de junio pasado, gente de la parroquia de la localidad de Morillo lo encontró deambulando por las calles. El muchacho estaba desorientado y tiene dificultades para hablar. Por averiguaciones supimos que se trataba de Lucho Marcelito, conocido como José, un ciudadano ecuatoriano de 21 años, con retraso madurativo, buscado a pedido de la Fiscalía Federal 2", manifestó un efectivo policial.

La Policía le consultó a diferentes fiscalías, juzgados y organismos sobre el destino que le darían al joven.

"Nos ordenaron que nosotros, personal de la comisaría 44 de Morillo, le brindemos espacio. Cuidamos al muchacho hasta que se resuelva su situación", agregó.

Lucho Marcelito permanece y duerme en una habitación aparte, en inmediaciones de la dependencia policial, que fue especialmente acondicionada para él y que antes no era usada.

Los policías y vecinos que le propician los recursos necesarios para vivir contaron que "él se levanta a veces temprano, a veces tarde y se prepara una taza de té o leche. Al principio no sabía cómo hacerlo. Nosotros le enseñamos".

Donaciones

Desde el hospital y la escuela de Morillo realizan donaciones de comida o dinero para comprarla.

"A veces lo acompañamos hasta el fondo para que respire aire nuevo. Por las noches le compramos un plato de comida o un sandwich", manifestaron.

El muchacho repite las últimas palabras producidas por aquel con quien mantiene conversación pero comprende ciertas frases. "Nunca nos generó ningún problema. Es calmo", dijeron.

"No corresponde que él viva en la comisaría. Las condiciones en las que está no son las adecuadas. Este no es el sitio para que él resida. Es un joven especial y debe tener una vida digna. Ojalá algún día pueda volver a su país y reencontrarse con sus familiares o allegados", sostuvieron efectivos.

"Lo último que nos dijeron es que lo sigamos resguardando, que ya iban a analizar qué entidad se iba a hacer cargo de él, que esperemos que lo vengan a buscar o algún oficio", finalizaron.

El derrotero

No se sabe en qué circunstancias Lucho Marcelito llegó a la provincia de Salta. Lo cierto es que el año pasado una familia lo encontró en la calle y lo hospedó en su vivienda del barrio Castañares, en la zona norte de la capital salteña.

En consecuencia, en julio de 2016 se generó un expediente en la Fiscalía Penal Federal 2 de Salta Capital, desde la que se dispuso que Marcelito permaneciera en Cáritas, en la calle Córdoba 190, a disposición del Tribunal.

En el Juzgado Federal 2 de Salta se inició una causa, ya que se sospechaba que el joven había sido víctima de trata de personas, pero la misma fue desestimada por falta de pruebas.

El 15 de agosto el joven se fugó del lugar y la Policía inició su búsqueda.

Casi 10 meses después, miembros de la parroquia de Morillo lo hallaron perdido en la calle y le advirtieron a la Policía.

Por averiguaciones se confirmó que era Lucho Marcelito, buscado por pedido de la Fiscalía Penal Federal 2.

Ante la aparición, la Policía le consultó a diferentes fiscalías, juzgados y organismos por la situación de Marcelito.

Desde la Asesoría de Menores e Incapaces 2 de Tartagal se ordenó la revisación médica del muchacho. Se encontraba en buen estado de salud.

Posteriormente, desde el Juzgado Federal 2 de Orán respondieron que se consulte por el caso a Migraciones Salta.

Desde ese lugar contestaron que constituyen una oficina administrativa y que el joven nació en Quito, Ecuador, y es hijo de Teresa Santa y de un hombre con el mismo nombre que él.

Una comisión del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por Trata de Personas conformada por dos psicólogas y un cabo de la Policía Federal, con asiento en Buenos Aires, arribó a la provincia, y junto con personal de la Secretaría de Derechos Humanos de Salta asistieron al muchacho.

Durante las entrevistas, el joven refirió ubicaciones geográficas como África, Brasil y Perú, dijo que trabajó en Salta y mencionó palabras como papas, cebollas y tomate.

La comisión manifestó que confeccionaría un informe que sería presentado ante el Juzgado Federal 2 de Salta, en el que plasmarían recomendaciones para acelerar el correcto alojamiento del muchacho en un organismo adecuado, ya que la comisaría 44 no es un lugar apropiado.

Actualmente está en trámite el expediente migratorio, pendiente a resolver en la ciudad de Buenos Aires por la Delegación Central de la Dirección Nacional de Migraciones.

Lo último que se supo es que desde la Asesoría de Menores e Incapaces 2 de Tartagal se comunicaron con la Secretaría de Justicia del Ministerio de Derechos Humanos y Justicia de la Provincia para solicitar que se le requiera al personal de la comisaría 44 que brinde espacio para el refugio, cobijo y manutención de la víctima con recursos propios, dejándolos responsables del muchacho hasta tanto se resuelva el caso.

Desde esa Secretaría contestaron que se comunicaron con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, cuyos miembros, a la brevedad, estarían indicando las medidas a seguir en relación a Marcelito e hicieron lugar al pedido de solicitar la colaboración del personal de la dependencia para su resguardo.

Hoy, Lucho Marcelito sigue viviendo en la comisaría, gracias a la solidaridad de los policías y vecinos de Morillo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...