Nada quedó de aquellos carros de panchos, choripanes, milanesas, baldes con ensaladas de frutas, tortas, ollas con anafes para freír papas y buñuelos, puestos de juguetes electrónicos, manteros con artesanías y hasta indumentaria sobre las veredas delparque San Martín.
Como una hojarasca verde quedó el paisaje de la avenida San Martín, sin la oferta de los vendedores ambulantes.
Ayer y el sábado comenzó el operativo de la Subsecretaría de Control Comercial de la Municipalidad de Salta para desalojar a los ambulantes y se puede llegar a decir que fueron contundentes.
Los fines de semana son los días de fuertes de venta, pero fueron muy pocos los comerciantes que se animaron a salir a trabajar.
Solo el comercial Día de los Enamorados tentó a algunos que ya tenían invertido un capital. Como Fabiola que destinó unos 1.000 pesos para comprar rosas y no tuvo otra que salir a desafiar a los inspectores que no la dejaron vender.
"A nosotros nos dieron la tarea de normalizar el parque. Y para eso ya conseguimos el apoyo de Nicolás Avellaneda (titular de Control Comercial) para que los inspectores hagan cumplir las ordenanzas y desalojemos a los que están vendiendo irregularmente", dijo el administrador del paseo de los locales del parque San Martín, Marcelo Oliver.
Los pocos artesanos que ayer se animaron denunciaron a los inspectores de cobrar 50 pesos de coima diarios para dejarlos trabajar. "Acá se acabaron las cometas", dijo Oliver ante la denuncia de los puesteros y con toda lógica dijo que si no hay ilegales tampoco habrá coimas.
"Ahí es donde hay que poner mano dura: en los inspectores de Control Comercial. Yo estoy de acuerdo con esta voluntad de ordenamiento de la ciudad, pero tenemos que comenzar a controlar a los de Control Comercial", dijo en este sentido la concejal Frida Fonseca.
"Yo voy a instalar mi oficina en el predio del parque. Esto no solo será simbólico, sino que vamos a tratar de solucionar un tema que es social. Ahora estamos dando los primeros pasos. Lo que vamos a hacer es abrir la calle Beltrán y trasladar a esos comerciantes a la feria al costado del lago para el primero de marzo", dijo Oliver.
El funcionario afirmó que esa es la voluntad del intendente Gustavo Sáenz y que para eso contará con el "trabajo unificado" de Obras Públicas.
Asimismo, aseguró que no se dejará de lado la realidad social de los vendedores ambulantes y que buscará alguna solución a partir del diálogo y el trabajo compartido. "Nosotros sabemos que quedan muchos afuera, que es un fenómeno social, pero nuestra voluntad es normalizar a todos los trabajadores ambulantes y tratar de reubicarlos", finalizó Oliver.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...