Trilema, para luchar contra los grandes y nuevos desafíos
Nuestro planeta está colmado de humanos, llenos de desperdicios, afectado por una degradación ambiental sin igual, padeciendo la extinción de numerosas especies vegetales como animales, y con el desafío de no poder abastecer al mundo de suficiente energía, agua y alimentos. Pero la protección del ambiente es responsabilidad de todos los países y de todas las personas, pero es importante que los esfuerzos se realicen responsablemente. Esto implica encontrar un equilibrio entre las diversas fuentes de energía para cumplir con el Trilema, entendido como el elemento fundamental en la lucha contra la pobreza mundial. Es indiscutible que el mundo dependerá mayoritariamente de los combustibles fósiles por mucho tiempo más aunque algunas proyecciones dicen que en el 2050 los fósiles contribuirán entre 77% y 59% de la matriz energética primaria, contra el 90% actual.
Para lograr estas metas, se debe mejorar la calidad actual del combustible fósil, las energías renovables y las redes de transmisión y distribución. Además, nuevas tecnologías se deben desarrollar a mediano y largo plazo, con políticas propicias.
Eso sí, no es sencillo emprender el camino hacia un sistema de energía sostenible ya que básicamente debe ser rentable.
El 12 de diciembre de 2015, 195 naciones lograron un acuerdo histórico por el cambio climático e impulsar medidas e inversiones para bajar emisiones de carbono. El acuerdo de París reunió por primera vez a todas las naciones en una causa común con el fin de mantener la temperatura en este siglo, muy por debajo de los 2 grados centígrados, una línea de defensa frente a los peores impactos del cambio climático.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...