Vecinos de El Galpón, contra la demolición de la iglesia, que es patrimonio del pueblo
Dos vecinos de El Galpón se acercaron a El Tribuno para denunciar que el obispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, con acuerdo del párroco local, Eduardo Pastrana, quiere demoler la iglesia San Francisco Solano. Después del sismo del 17 de octubre del año pasado, los ciudadanos de El Galpón intentan levantar de las ruinas el orgullo de su pueblo.
Preocupado por la preservación del patrimonio histórico del pueblo, Horacio Thomas, quien fue diputado provincial durante doce años, acercó la ordenanza 04 del año 2005, que declara de interés municipal a la parroquia San Francisco Solano y a otros 13 edificios históricos.
La iglesia ha sido uno de los edificios afectados por el sismo. Al principio se había pensado que era necesario demolerla. Luego se hicieron estudios técnicos y se verificó que no era necesaria la demolición, por cuanto se podía restaurar. "En este informe participaron ingenieros de Obras Públicas y una comisión de la Universidad Católica de Salta que llevó el arzobispo. Ahora nos encontramos con que hay una decisión tanto de él como del cura párroco de demoler el edificio. Quieren hacer una iglesia nueva, más grande. Me parece descabellado", explicó Thomas.
Argumentos
Thomas sostuvo que el Arzobispado no tiene en cuenta que existen ordenanzas de preservación, "las cuales dicen que no solo es decisión del dueño de la propiedad, en este caso, la curia, sino también del pueblo", a través del municipio.
“La iglesia no es patrimonio ni del cura actual ni del obispo actual, es del pueblo de El Galpón... Quieren hacer una iglesia nueva, más grande. Me parece descabellada la propuesta”. Horacio Thomas
"Creemos que no es momento de hablar de la construcción de una iglesia nueva. Se supone que el mismo pueblo debería ser el contribuyente directo para que, con su aporte, se pueda hacer una iglesia nueva. La Curia pretende hacer un edificio que cuesta 8 millones de pesos aproximadamente. No sabemos de dónde va a sacar la plata", manifestó. "La iglesia no es patrimonio ni del cura actual ni del obispo actual, es del pueblo de El Galpón".
"Quieren demolerla porque es chica y dicen que necesitamos un edificio más grande para las fiestas patronales, porque la iglesia no da abasto. Con el mismo argumento también necesitaríamos demoler la Catedral y construir otra de cinco pisos para todos los peregrinos que vienen para el Milagro. Me parece que es irrisorio", señaló.
"Se pretende que el pueblo pierda su patrimonio y su historia, cuando hay lugares de sobra para hacer otro edificio más grande. Nosotros crecimos ahí, nos bautizaron, nos casamos. Forma parte de nuestra cultura", justificó.
"En esto tiene que ver el gobernador, la Copaups, el intendente y la gestión en sí, porque la ley existe y los elementos están. La tarea de preservación que se hizo en Salta capital no se ve reflejada en el resto de la provincia. Todos se hacen los preocupados pero no se ocupó nadie", denunció. "En El Galpón, durante ocho años de gestión, a pesar de tener la ordenanza y la ley provincial, no se han acomodado los recursos para evitar que se cayeran todos estos edificios por la acción del temblor", dijo.
"Hay casas más comprometidas que la iglesia y ya se han hecho estudios para restaurarlas. La iglesia se podría restaurar y quizá más adelante agregar una ampliación. Para demolerla se debería derogar la ordenanza o el Concejo Deliberante autorizar la demolición. No es una cuestión que está a plena disposición de la Curia", observó. "El intendente, Federico Sacca, me dijo que no está de acuerdo con la demolición", concluyó.
Ante todo, la gente
“Creo que hay profesionales que pueden recuperar este edificio histórico. Los 8 millones que costaría la iglesia nueva seguro saldrán del Gobierno. Mientras hay gente viviendo bajo los árbol es”. Carlos Quevedo
Otro vecino Carlos Quevedo, cuestionó las prioridades de quienes toman las decisiones: "Los 8 millones que costaría la iglesia nueva seguro saldrán del Gobierno. Mientras tanto, hay gente viviendo bajo los árboles o en el aula de una escuela". "Creo que hay profesionales que pueden recuperar este edificio histórico, apuntalarlo y hacer reformas para que, si llega a haber otro sismo, pueda resistir... El destrato del Estado es hacia la gente de El Galpón. Abeleira, ministro de Primera Infancia, debería estar participando porque hay chicos que están viviendo en total precariedad; la ministra de Derechos Humanos y el de Salud Pública también tendrían que estar ahí", apuntó.
ordenanza el galpón 1.jpg
ordenanza el galpón 2.jpg
ordenanza el galpón 3.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...