Muchos desconocen que las fiestas juninas son en Brasil el segundo acontecimiento más esperado del año, después del carnaval.

Para difundir esta expresión cultural y visibilizar la enseñanza de la lengua portuguesa en nuestra ciudad, el Instituto de Idiomas de Salta N§ 7.219 replicó el martes pasado con danzas, música y comidas estos festejos que se realizan en homenaje a tres santos católicos, a los que se conmemora durante este mes: San Antonio (13), San Juan Bautista (24) y San Pedro (29).

Entre las 19 y las 22 toda la comunidad del Instituto N§ 7.219, cuyas actividades se desarrollan en las escuelas Mariquita Sánchez de Thompson y Clara Saravia Linares de Arias, de la zona sur, se reunió para sumarse a la propuesta.

Nadie quiso perderse la fiesta con verdadero tinte brasileño.

Alumnos y profesores del área de portugués imitaron los puestos de comidas típicas en los que se podía degustar platos a base de maíz y coco como pamonhas, bolo de milho y cocadas.

Muchos de los concurrentes también probaron bolo de banana, arroz doce, pÆo de Santo Ant“nio, pequenos suspiros, bolo de fubá, brigadeiras y rocambole de quibe. Además, no faltaron las exquisitas delicias brasileñas, muy atrayentes para los niños como cachorro quente y pipoca, cuyos nombres podían desconcertar al principio, pero que en realidad resultan muy familiares: pancho y pochoclos. El quentÆo (vino caliente con cacha‡a y canela) y el suco de milho (jugo de maíz) son bebidas propias de estos festejos, aunque también había caipirinha y batida, tragos que ya cuentan con la aprobación de los salteños, que los suelen comprar en el circuito gastronómico local.

En paralelo a esta kermés, se desarrolló una feria de juegos y entretenimientos. Embocar en la boca del payaso, atrapar peces inanimados y voltear latas arrojándoles pelotas fueron algunas de las habilidades que debieron demostrar los concursantes que se animaron a imprimirle color y diversión al encuentro junino.

A las 20.30 horas inició el show que logró satisfacer las expectativas del público.

Ataviados con vestimentas rurales, los alumnos bailaron la quadrilha y el forró.

La primera es una danza que se originó en la corte francesa y que fue traída por los colonos portugueses, a principios del siglo diecinueve. Pronto en Brasil se fundió con otras manifestaciones que existían anteriormente, aunque continúa siendo un baile regido por un marcador que va dictando los pasos que deben seguir quienes participan de la quadrilha.

La fiesta siguió

Otra tradición que se perpetúa, aunque esta tiene raigambre africana, es el forró, bailado en parejas
que dan pequeños saltos y arrastran los pies. Más avanzada la noche llegó el número más esperado: la animación colectiva a cargo de Beto Lima, un profesor nativo de ritmos brasileños.

Contagiados por sus movimientos se sumaron a sus coreografías varios alumnos, profesores y asistentes. Finalizó el  espectáculo el grupo Capoeira Angola Salta con una demostra-ción de este arte marcial brasileño.

Este es el segundo año que el Instituto de Idiomas de Salta con-memora las fiestas juninas

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...