El árbitro Diego Ceballos ya tomaba aire para el pitazo final y en lo que fue una escena aislada y en la agonía del partido, se iluminó anoche el generador Federico Carrizo y el artillero Emmanuel Gigliotti determinó de cabeza el 1-0 con que Boca Juniors le ganó en tiempo de descuento a Belgrano en un Estadio Mario Alberto Kempes que albergó en sus gradas a unos 35 mil aficionados.
Apenas una jugada antes, el mundialista Agustín Orion había privado en una notable intervención a César Mansanelli de convertir, a pesar de que el volante había ingresado libre por detrás de propios y extraños, por lo que remató desde una posición envidiable.
Pero como si tuviera poca amargura el Celeste por ese gol que le acababan de abortar, Carrizo recibió una pelota en el sector izquierdo del ataque boquense, observó el panorama y le ofreció a Gigliotti un tributo excelente que el delantero cotizó en la red, obteniendo así para los dirigidos por Carlos Bianchi un premio excesivo.
Con antelación a esas dos acciones determinantes, Belgrano y Boca habían fallado en la creatividad y la definición, por lo que el empate 0-0 quedaba a tono con lo visto. De este modo, en el marco de la segunda fecha del torneo doméstico, el xeneize sumó sus primeros tres puntos, mientras que el Pirata sufrió un nuevo revés.
El primer tiempo fue bastante parejo, más allá de que pareció penal la escena en la que el hondureño Jerry Bengtson se escapó en velocidad y cuando ingresó al área grande rodó al intentar eludir la rápida salida de Orion.
¿Pensás que este Boca tiene ch...

No lo vio así
El árbitro Diego Ceballos no sancionó ni al centroamericano ni cobró penal, de lo que se desprende que consideró que hubo contacto, pero no intencional. En Belgrano de nuevo fue importante el desempeño del ascendente mediocampistas Lucas Zelarayán, aunque es evidente que se siente más cómodo cuando ataca que cuando debe colaborar con la función defensiva. En el comienzo del cotejo el local fue el que tomó la iniciativa y eso ya se había insinuado en la formación titular, dado que el entrenador Ricardo Zielinski recurrió a una dupla ofensiva, la compuesta por Bengtson y César Pereyra, y no a un solo punta como ocurrió en la temporada última.
De todos modos, a partir de los 20 minutos Boca a pasó tener mayor contacto con la pelota, por lo que a lo largo del primer capítulo cada uno trató de hacer valer sus cartas. Lo mejor de Boca en esa primera mitad del encuentro fue un disparo de Federico Carrizo que pegó en el travesaño.
La segunda etapa fue monótona, porque Belgrano buscó el triunfo, aunque lo hizo con voluntad, pero sin ideas claras ni penetración.
Boca por su parte evitaba contratiempos, pero tampoco ponía en peligro la valla de Juan Carlos Olave.
Hasta que sobre el desenlace se desató el nudo grueso, Mansanelli desaprovechó una gran ocasión ante la jerarquía de Orion y luego Carrizo dio la mejor muestra de su calidad para despejarle el camino hacia el gol a todo el oficio que tiene Gigliotti.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...