En una jornada que constituye un hito en la historia de la relación argentino-boliviana, tropas del Ejército de Bolivia restituyeron la totalidad del material ilegalmente secuestrado en octubre del año pasado del interior de la finca argentina La Polvareda, asentada en el norte salteño.

Al mando del teniente coronel Igor Serrudo, comandante del Regimiento 20 de Infantería, con asiento en la ciudad de Tarija, los soldados ingresaron en la mañana de ayer por el puente internacional transportando los elementos que habían sido sustraídos por un grupo militar encabezados por el coronel Willy Gareca. El hecho, que desencadenó un serio diferendo en las relaciones entre ambos países, abrió paso a una instancia conciliadora promovida por el Juzgado Federal de Orán.

El acuerdo, sellado entre las tres partes, los Estados nacionales y los propietarios de los bienes en cuestión, se realizó bajo la intermediación del cónsul del vecino país, Julio César Yacochura. El diplomático, siguiendo las directivas del Ejecutivo boliviano, reconoció ante las autoridades argentinas el despropósito de aquella incursión del Ejército de su país en territorio nacional.

En la sede de Aguas Blancas de Gendarmería Nacional, Yacochura hizo entrega de la totalidad de los elementos secuestrados en un gesto que busca normalizar las enrarecidas relaciones limítrofes en el llamado triángulo del Bermejo, cuya delimitación final se espera para mediados de este año. Trascendió que las comisiones de límites de ambos países ya estuvieron trabajando durante casi 15 días en la zona de conflicto.

El gesto del Ejecutivo boliviano fue bien recibido por la Justicia Federal, que dispuso que la entrega de los bienes se realice en territorio nacional: se ordenó al comandante principal Guillermo Darío Basso hacer cumplir el exhorto enviado en su momento a las autoridades vecinas.

Lo dispuesto

Se acordó como fecha de entrega el 23 de marzo en horas de la mañana, con las presencia de un notario boliviano para que certifique el acto y le otorgue en un marco de legalidad y transparencia.

En la sede de Gendarmería se hizo presente Marcelo Valdez Saracho, notario n§1 de la ciudad de Bermejo. A media mañana se dio lectura al acuerdo y el inventario de los elementos transportados para su devolución. Entre los denunciados como robados por La Polvareda figuran un tractor con acoplado, equipo de comunicaciones, herramientas y postes de alambrado.

Además se confeccionaron las actas respectivas de ambos países y se procedió formalmente a la devolución de los bienes. Poco después, la comitiva se dirigió hacia la zona del puente internacional donde las partes sellaron con un fuerte apretón de manos el acuerdo, se puso en marcha el tractor, una de las piezas restituidas, que reingresó al territorio nacional en manos de la propia fuerza que lo secuestrara.

El Tribuno, único medio que participó del histórico acuerdo, entrevistó al comandante Igor Serrudo, quien se excusó de hacer juicios de valor acerca del gesto realizado por el Ejecutivo del vecino país y solamente dijo que cumplió con lo encomendado: “Hacer cumplir el exhorto ordenado por la Justicia federal argentina”.

Por su parte, el cónsul de Bolivia Julio César Yacochura, aseguró a este diario que este “es un gesto de acercamiento y de buena voluntad para que las relaciones entre los países hermanos sean cada vez más estrechas y se pueda lograr una verdadera integración regional”. “Creo que ése es el espíritu de este acto, que pese a la segura resistencia de algunos, es en sí un gesto de integración”, señaló.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...