Todo Brasil se vio sacudido por un fuerte cacerolazo en varias ciudades importantes del país a través de una salida de un spot del Partido de los Trabajadores que la Presidenta protagonizó junto con Lula da Silva. La protesta multitudinaria incluyó pedidos para que abandonen el poder. La ola de cacerolazos en las principales ciudades estuvo acompañada por petardos, cornetas y los gritos de "Fuera Dilma" se oyeron en San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Brasilia, Recife, Salvador, Florianópolis y otras grandes ciudades del país durante los diez minutos que duró el programa del PT, transmitido en cadena nacional de radio y televisión. San Pablo fue uno de los centros de las protestas durante el spot de Dilma y Lula. Las manifestaciones fueron convocadas por grupos opositores que protestan por la delicada situación de la economía nacional, que se calcula que este año se contraerá al menos un 1,5%, y sobre todo por el escándalo de corrupción en Petrobras, al que ni Rousseff ni Lula hicieron alusión alguna durante el espacio televisivo.
En el programa Rousseff reconoció que el país pasa por serias dificultades y que "hay brasileños que están sufriendo", pero aún así intentó transmitir esperanza en el futuro.
"Estamos en un año de travesía, y esa travesía va a llevar al país a un lugar mejor. Estamos actualizando las bases de la economía y vamos a volver a crecer con todo nuestro potencial, con los precios bajando, el empleo en alta y con salud y educación de más calidad", declaró Dilma Rousseff.
Rousseff asumió la presidencia de Brasil por segunda vez en enero de este año, en un escenario lleno de dificultades: baja popularidad, economía estancada e inflación creciente; un Congreso más rebelde y los coletazos de un escándalo de corrupción en la gigantesca estatal Petrobras que alcanzó a altas figuras del PT.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...