El Gobierno porteño anunció ayer la remoción de las autoridades de la comisaría 38 del barrio de Flores y el despliegue de controles dinámicos en los "corredores" de las villas cercanas con un aumento de mayor presencia policial, luego de la muerte de Brian Aguinaco, el chico de 14 años asesinado por delincuentes.
Así lo informó el ministro de Seguridad de la Capital Federal, Martín Ocampo, luego de recibir en su despacho a la familia Aguinaco y a un grupo de vecinos de Flores.
"Hemos decidido la remoción de las autoridades de la comisaría", manifestó Ocampo, quien aseveró que las principales medidas comunicadas a los vecinos durante la reunión pasaban por "controles de motos con pasajeros" (implementación de la norma que obliga a los acompañantes a llevar chaleco identificatorio), "reforzar la cantidad de efectivos", "revisar situaciones con fuerzas nacionales" que actúan en la zona y el control de las chapa patentes de los autos.
Además negó tener diferencias con su par de Nación, Patricia Bullrich, en materia de política de seguridad, al recalcar: "No existe ningún tipo de malestar" con esa funcionaria.
Ocampo subrayó que la reunión "fue muy positiva y productiva" y los vecinos de Flores le dieron un "tiempo de crédito" en este nuevo plan de reforzamiento de controles.
Tras el encuentro, que se prolongó entre las 9 y las 12 aproximadamente, Ocampo reconoció el reclamo como "genuino", aunque advirtió que "no hay soluciones mágicas" para "problemas estructurales" y las mismas "llevan su tiempo".
"No hay soluciones mágicas a problemas que por mucho tiempo se trataron de disimular. Hace falta mucho trabajo y mucho compromiso", explicó.
Conformes
Por su parte, Eduardo Dotto, abuelo del adolescente asesinado, dijo que "fue una reunión muy positiva"; que tiene un "compromiso firmado" por las autoridades, y pidió a los vecinos de Flores que suspendieran otra movilización que habían programado a la comisaría porque "llevamos cosas concretas".
"Están cambiando todo", dijo el hombre a la prensa, al retirarse del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño. Señaló: "Tenemos compromisos firmados, hubo una atención espectacular y tenemos cosas concretas, cosas que puedo decir y otras que no, fundamentalmente en el compromiso de atacar a los corredores de las villas que ya están activados".
"Esperamos que lo cumplan y creo que lo van a cumplir... El barrio tiene un problema muy grave que es lainseguridady ya están tomando medidas concretas en este momento", agregó el abuelo de Brian.
Antes de ingresar a la reunión, Dotto había alertado a las autoridades que deben tomar mayores medidas de seguridad en Flores, porque es "un barrio en guerra". También ratificó que las personas que provocaron el lunes por la noche los incidentes en la comisaría 38 no eran vecinos del barrio.
En la madrugada del martes se desalojó a los manifestantes que mantenían ocupada la seccional policial, se detuvo a una persona por los destrozos y por los incidentes dos mujeres policías sufrieron lesiones.
Aguinaco, de 14 años, murió en el hospital Ricardo Gutiérrez de la capital tras ser baleado el sábado último por motochorros, por lo cual vecinos marcharon a la sede policial en reclamo de justicia y mayores medidas de seguridad.
Un grupo de personas, en su mayoría hombres, ingresaron violentamente al lugar, provocaron destrozos y ocuparon la comisaría hasta la madrugada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...