Lejos quedaron los tiempos en que Cerrillos, pueblo ubicado a tan solo 17 kilómetros de la ciudad de Salta, era un lugar seguro. El intento de secuestro de un menor en un barrio céntrico, los robos y el accionar de patotas mantienen en vilo a la comunidad.
Uno de los hechos recientes que más conmocionó a la localidad fue el ocurrido el viernes último en barrio Antártida Argentina. Allí, sobre calle Hugo Saravia Cánepa, un joven, según los relatos, quiso secuestrar a un niño de seis años de la puerta de una vivienda. Su madre, Mercedes Aramayo (38), contó aEl Tribuno: "Eran las 17.30. Mis hijos de 8 y 6 años jugaban en la galería de la casa del vecino y escuchaban música de un celular. Según me contaron después, un muchacho se bajó de un árbol de enfrente del que parece que los estaba vigilando, se les acercó y los invitó a dar una vuelta haciéndose el amigo. Mi nena, la mayor, no quiso ir aferrándose a una reja, pero el delincuente logró llevarse a mi otro hijo".
Consternada, la mujer continuó con el relato: "Fue así que mi hija llamó a otros chicos y corrieron hasta la esquina para ver donde se iban y el muchacho, al verse perseguido, lo alzó a mi hijo y comenzó a correr unas tres cuadras, donde finalmente lo dejó. Vaya a saber Dios que intensiones terribles habrá tenido".
Minutos después toda la cuadra enterada de la situación salió a rastrillar la zona, pero ni rastros quedaron del malviviente. Una vecina del lugar lo describió como una muchacho joven, que vestía una remera de River color negra y pantalón corto. No lo reconoció como de la zona.
La denuncia fue radicada en la Comisaría 13. Aramayo contó: "Me dijeron que las actuaciones quedaron a cargo de la Fiscalía local. Estamos todos consternados. Tenemos miedo. Este tipo de situaciones antes eran impensadas en el pueblo. Cerrillos dejó de ser el pueblo seguro en el que nos criamos".

En Villa Balcón

También la inseguridad se hace notar en otros sectores del casco urbano. Hace pocas semanas, una patota atacó a un adolescente que se encontraba en una fiesta de 15 años en un salón de Villa Balcón. Los agresores, identificados como de la barriada, ingresaron hasta el jardín del salón de fiesta y luego de golpear al invitado le robaron el teléfono celular.
Villa Los Tarcos
La inseguridad en Villas Los Tarcos Oeste se ve favorecida por la falta de iluminación y los terrenos baldíos cubiertos de maleza. Día a día se suman vecinos denunciando atracos y el robo de sus viviendas. Fueron muchos los reclamos que desde el año pasado hicieron al municipio para mejorar la iluminación en la zona y para que se notifique y se tomen medidas contra los propietarios de terrenos baldíos abandonados, donde el crecimiento de la maleza los convierte en una verdadero escondite para los delincuentes.
Hace poco la vivienda de Mario Díaz fue desvalijada al atardecer, cuando salió por una hora a hacer las compras en un supermercado del pueblo. "Parece que nos estaban vigilando, porque solo salimos a hacer las compras y al volver se habían llevado todo. Desde televisores hasta computadoras, etc. La denuncia la hicimos. Sabemos que estaban tras un rastro seguro, pero todo quedó en nada", contó el cerrillano.
Sobre este caso en particular, hay indicios que habría al menos un remisero implicado, quien se dedicaría a hacer de campana y de trasladar los objetos robados.

Otro robo

También en Villa Los Tarcos Oeste, en la plazoleta Pacto de los Cerrillos, ocurrió otro desvalijamiento. Esta vez en la vivienda de María Cristina Maidana. Sucedió hace pocos días. La mujer indignada contó a El Tribuno: "la veía venir. Le pedí varias veces a los encargados de Servicios Públicos de la Municipalidad que limpien el canal que atraviesa por el lugar, que está lleno de maleza favoreciendo el accionar de los delincuentes. Además, la cuadra estaba a oscuras porque no me reponían la luminaria. Finalmente lo hicieron, pero el foco lo compré yo".
Maidana hace pocos días al regresar a su vivienda se dio con una lamentable postal: se habían llevado todo. La denuncia también fue radicada en la Comisaría 13. "Solo hallaron un televisor tirado en el canal, en medio de la maleza. De lo demás ni rastro. Tampoco se dio con los responsables", concluyó la vecina.

Las Blancas y La Serena

En la zona de la Serena y Las Blancas, a 3 km del pueblo, los vecinos están dispuestos a portar armas para protegerse de los delincuentes. Hace un poco más de dos semanas se produjeron cinco robos en simultáneo en una zona de casas quintas.
Existe un alto nivel de preocupación. "Robar se hizo una costumbre en Cerrillos. Yo estoy construyendo y la otra noche me robaron todo: taladro, amoladora, grifería en caja, sanitarios de baños, motor de la hormigonera y cables, entre otras cosas", apuntó oportunamente a El Tribuno Carlos Lascaffette, vecino de Las Blancas.
"Evidentemente los ladrones son varios, actúan siempre de noche, vigilan que la casa esté vacía y se meten. A una vecina le cortaron una reja muy gruesa, rompieron la puerta de entrada y se metieron", agregó Carlos.
Se radicaron formalmente las denuncias radicaron la denuncia otros no quisieron hacerlo porque aducen que "no pueden creer que la Policía nunca puede agarrar a nadie'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...