El sociólogo e investigador de la Universidad Complutense de Madrid, disertó en Jujuy en la charla-debate "La crisis global y cambios socioeconómicos en el mundo" organizada por el Centro Regional Salta Jujuy del Inta y el Ministerio de Producción de la Provincia.


¿En qué consistió el análisis sobre la crisis global y la crisis socioeconómica?

-Lo que está ocurriendo en Europa es un reflejo de lo que ha ocurrido a nivel mundial, lo que pasa es que ahí ha toma una dimensión especial por la gravedad de la crisis y por algunas variables particulares del hecho de ser una integración económica. Nos encontramos que había una problemática más o menos oculta que estaba generando una dificultad determinada y eso estalla a partir de la crisis financiera en Estaos Unidos en el 2008 que se traslada a Europa. Lo que hace es reducir las posibilidades de seguir creciendo al ritmo anterior que tenía una financiación muy fuerte de los bancos que están en grandes dificultades y no van a seguir financiando. Esto lo que genera es una recesión económica, una caída fuerte del crecimiento económico, y todo lo que esto conlleva: reducción de producción, cierre de empresas, destrucción de empleo, reducción de salario, mayor pobreza, etc.

¿Cómo repercute esto en Grecia que también tiene una crisis?

-En Grecia hay variables estructurales y tiene que ver con la propia capacidad del país, de producir, qué vende, qué tiene que comprar, cómo está insertado en Europa. También hay variables nacionales que son problemáticas. Es un país débil con grandes problemas estructurales desde el punto de vista económico, pero también de convivencia social y un Estado débil que ha sido gobernado por una casta política. Hay un montón de elementos de corrupción, como la deuda de la olimpíada. No atajaron nunca la debilidad de la economía griega, sobre todo el comportamiento y unas oligarquías y una clase poderosa que es insolidaria, tiene su lógica e intereses en la economía internacional, eran los vinculados a la industria naviera, Onassis era un símbolo. Grecia fue una economía débil en términos productivos y de una escasa capacidad fiscal porque las grandes fortunas no pagan impuestos, evaden, se van del país, están en los bancos suizos. Hace cuatro años se descubrió un escándalo financiero con dos mil griegos con cuentas en bancos suizos, la gente no paga el IVA, los pequeños empresarios tampoco. La capacidad de gobierno tiene pocos recursos y se fue generando un endeudamiento muy fuerte público como privado. Eso generó que cuando entró la unión monetaria encuentren la necesidad hasta de mentir en las cuentas oficiales y a los dos años el gobierno griego tuvo que reconocer que el déficit era mucho más.

¿Y sobre la experiencia de la economía de China que avanza en los mercados, su potencial?

-La experiencia de China es un proceso llamativo de la potencialidad, hay que dimensionarla desde dónde empezaba y a dónde va. El Producto Interno Bruto en dos años es superior a Estados Unidos, esto lleva a pensar que China es una economía superior. China es una economía grandísima, 1.300 millones de personas, no hay en la historia del capitalismo ningún país que haya crecido en 30 años a una tasa del 10 %, esto la hace proyectar internacionalmente. El ritmo de crecimiento le exige recursos y materias primas que aunque tiene de todo no es capaz de tener energía. Hace que genere una demanda mundial muy fuerte que hace que no sólo crezca sino que tire la posibilidad de exportar más a otros países, esto ha favorecido el crecimiento de América Latina por esta demanda.

¿En el caso de Argentina cómo ve esta política de dar valor agregado a materias primas?

-En Sudamérica desde los '90 la especialización que le llevó este modelo neoliberal apuntaló la primarización, potenciación de los sectores vinculados a recursos naturales, sea exportarlos así o una cierta transformación. En la medida que haya mayor valor agregado es bueno para el país, en ese sentido ha habido procesos muy complejos. Ha habido países donde encontramos una diversidad de aspectos positivos porque en esa inserción, como se vincula a la economía internacional, están pudiendo ofertar otras cosas. Es más discutible el seguir siendo el mayor exportador de un producto primario, aunque sea el petróleo, hay una idealización pero es una materia prima, pocos años ha tenido buenos precios. Es bueno diversificar, ser capaz de producir cosas de más alto valor, meterse a las cadenas de valor internacionales siempre que posibilite generar un dinamismo económico que después se desparrame.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Esta de acuerdo con prohibir el uso de pirotecnia en Jujuy?

Importante ahora

cargando...