Un ciudadano mendocino radicado en la localidad azucarera de Hipólito Yrigoyen denunció penalmente en la Justicia Federal a miembros de la Aduana de Aguas Blancas por la comisión de los delitos de contrabando agravado, narcotráfico, trata de personas y posible tráfico de armas, además dejó implícito la falta de deberes de funcionario público.
Zalazar, quien hizo pública su denuncia, acompañó a la misma con una serie de fotografías tomadas en diversas ocasiones sobre la supuesta aduana paralela, que a través de sus dichos funciona a la misma hora y con los mismos regímenes que la Aduana oficial administrada por el Estado.
Para explicar los fundamentos de su denuncia envió a la Justicia Federal un escrito donde detalla fehacientemente la ubicación de la citada aduana paralela, la que fijó en el paraje "Los Gomones", sobre aguas del río Bermejo y a poca distancia del puesto de control caminero sobre la ruta 50, conocido como puesto 28.
El denunciante deja en claro en su escrito que el volumen por él cuantificado es de varios camiones diarios y que la cantidad de personas que él vio trabajar en esta actividad ronda el número de tres mil, en distintos horarios y con distintos tipos de bultos. Acerca de estos, Zalazar en su escrito informa al juez federal y al fiscal federal de Orán que se trata de bultos de entre 50 y 70 kilos, cuyo contenido no es de público conocimiento, pero se sabe que se trata de indumentaria, calzado, electrónicos, hojas de coca y hasta drogas en medio de estas mercancías "como está probado en varios secuestros realizados", especifica en su denuncia.
Asegura que esta actividad se realiza en horarios diurnos, a solo 150 metros del puesto oficial de Migraciones y Aduanas.
Zalazar informa además que el 2 del 12 de 2015 intentó hacer un relevamiento personal de la aduana paralela pero fue abordado por personal de Migraciones y Aduanas, quienes solicitaron la presencia de efectivos de Gendarmería Nacional, que lo llevaron custodiado hacia la sede de la repartición.
No responden al juez federal
Cuando el denunciante fue abordado por personal de Gendarmería Nacional fue puesto en conocimiento de las generales de la ley en "término pocos amables", según afirmó Zalazar aEl Tribunoen la mañana de ayer, y agregó además que en esa ocasión se le recordó que no debía volver al lugar a hacer relevamiento alguno, ni aún con una orden o autorización del juez federal de Orán, ya que ellos, según afirmaron, no obedecen ahora las disposiciones del juez federal sino directamente las que emanan del Ministerio de Seguridad de la Nación, que se comunica con ellos solo a través de órdenes enviadas por facsímil, que son recibidos por los comandantes en jefes, a quienes responden.
Acto seguido, los oficiales de Gendarmería le recordaron que si lo vuelven a ver por allí haciendo algún tipo de relevamiento iban a detener de inmediato.
Según consta en el escrito enviado a la Justicia Federal, el vecino Roberto Zalazar les hizo conocer a los oficiales que lo amedrentaron que iba a hacer pública sus declaraciones, rayanas con la sedición, ya que supuestamente habían jurado por la ley y el orden.
Más adelante, el denunciante hace constar que acompaña el escrito elevado con 17 fotografías de las actividades paralelas a la ley de Aduanas en la zona de frontera, sobre todo en el ingreso y egreso de mercancías sin ningún tipo de control del Estado, a pesar de que este tiene a pocos metros al menos tres instituciones con jurisdicción para evitar estos tipos de delitos que allí se concentran.
El denunciante fijó domicilio e incluso en su denuncia puso a conocidos personajes como testigos de los hechos que hizo públicos.

Tema de vieja data
El tráfico sin control por la frontera en la zona del departamento Orán es vastamente conocido por todos los salteños.
Sin embargo, la magnitud que alcanzó en los últimos años no tiene solución de continuidad.
Millones de dólares ingresan y egresan sin control por esos pasos semipermitidos y circulan a diario toneladas de mercancías que inundan los cientos de free shopp que se abastecen de este comercio.
La actividad, tal como lo denunciara El Tribuno hace más de dos años atrás, no dejó de crecer, al punto tal que absorbió en gran parte la mano de obra informal del departamento para convertirse en una fuente laboral importante.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...