Mientras se realizaba un estudio de anfibios en la provincia, se descubrió un especímen de rana autóctona que no estaba identificada. La llamaron oreobates berdemenos, y fue encontrada en la localidad de Abra Colorada, Departamento Ledesma, por lo que fue descripta científicamente, identificando sus diferencias.

“Es una especie que no tenía nombre y que nosotros descubrimos e hicimos el acto formal de ponerle nombre y describirla en una revista científica”, precisó Diego Baldo, licenciado en Genética e investigador asistente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), del Instituto de Biología Subtropical, de la Universidad Nacional de Misiones (Unam). El investigador cordobés trabaja en taxonomía y sistema y sistemática de anfibios y fue doctorado en Biología en la Universidad Nacional de Córdoba.

Sucede que el grupo de investigación realizaba un estudio desde el punto de vista citogenético a las especies de ese género de anfibios, ranas, y por ello iniciaron un trabajo de campaña para identificarlos. Mientras trabajaban en la localidad de Abra Colorada, ubicada entre la ruta que conecta al Parque Nacional Calilegua y San Francisco del Departamento Ledesma, encontraron una población que no coincidía con las descripciones previas del género, por lo que colectaron ejemplares que llevaron al laboratorio, y le hicieron análisis morfológico y genético moleculares.

“Sobre la base de análisis criogenéticos y los morfológicos determinaron que era una especie sin nombre, con lo cual hicieron el acto formal de ponerle el nombre y describirlo”, precisó el investigador. El estudio cromosómico lo encararon investigadores del Instituto de Biología Subtropical, con lo cual el descubrimiento de esta nueva especie fue casual. Junto con el doctor Martín Pereyra, becario postdoctoral del Museo de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, se realizaron los estudios posteriores para la descripción de la especie que él comandó, del que también participó el investigador de la Unju Jorge Baldo, mientras la investigadora Yanina Arzamendia acompañó en las colectas.

Recordó que el descubrimiento se dio en el marco del estudio de todo el rango de distribución del género, siendo “oreobates” la que tenía dos especies en Argentina distribuidas principalmente en las Yungas de Tucumán, Salta y Jujuy. Las especies que originalmente habían del género oreobates: “oreobates discoidalis y oreobates barituensis”, y la nueva descubierta en Jujuy la denominaron “oreobates berdemenos”.

Es por ello que la nueve especie fue comparada con otro material, con lo cual descubrieron que había material de esa especie en otras localidades como Valle Grande y el camino entre Calilegua y San Francisco.

Las principales diferencias que llamaron la atención de los investigadores en el campo, fue la ausencia de un pliegue abdominal en la piel que esta especie no posee, y en laboratorio pudieron encontrar diferencias en el tímpano, patrones de coloración y otros detalles sútiles, mientras a nivel genético las diferencias son bastante grandes. En este sentido se hizo un análisis citogenético para ver las relaciones entre las especies y determinaron que las especies antes descriptas están distantes a esta que se descubrió, con lo cual se emparenta con una del sur de Perú, lo que resulta llamativo en términos biogeográficos.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...