Una recorrida desde la parte alta de la cuenca permitió verificar la constante depredación que sufre la naturaleza. La tala indiscriminada y el depósito de basura doméstica e industrial van en crecimiento, y no existen controles de los responsables de Minería ni de Ambiente y Protección Sustentable.

A lo largo del río Rosario las plantas de áridos trabajan en forma desordenada desviando el curso del agua y alterando el ecosistema de la maltratada cuenca alta de los afluentes del dique Cabra Corral.

Ni hablar de los desechos domésticos e industriales arrojados en las márgenes y caminos improvisados que generan los camiones de las canteras de ripio, que arremeten sin ningún tipo de cuidado sobre la flora original, la misma que es barrera natural para frenar los embates de las crecidas.

En Campo Quijano los constantes movimientos de tierra en donde se traza la ruta nacional 51, terminan contaminando la toma de agua para riego y consumo humano, generando un alto nivel de sedimentación que, según los especialistas,desvía el torrente e inunda en verano poblaciones aledañas a la ruta provincial 36..

Las plantas sobrepasan las márgenes naturales y llegan a sectores poblados de Rosario de Lerma.

A la altura de esta ciudad, una sola cantera procesa los áridos y utiliza el descarte del ripio y la arena para defensas del río. Pero igual se desmonta el bosque de baja altura y se forman basurales a cielo abierto.

Es fácil hallar basura de todo tipo mezclada con latas de agroquímicos utilizados en la producción del tabaco. “Es imposible pescar en esta zona, como se lo hacia años atrás. En Rosario de Lerma, atrapábamos sábalos, hoy es imposible pescar hasta una yusca” contó un lugareño de la zona de Carbajal.

En La Florida al agua cambia de color en algunos brazos del río de origen montano. Los desechos urbanos van desde chatarra de autos hasta desperdicio de ganado vacuno.

“En estos meses, ante la baja del caudal de agua, las canteras trabajan a full y durante el verano el río toma un curso que no es natural”, explicó a El Tribuno el propietario de un terreno en cercanías del río.

El intendente de Rosario de Lerma, Sergio Ramos explicó que “se informó a la policía sobre la tala indiscriminada a orillas del Rosario, pero lamentablemente no se ha podido hacer nada”.

No se tiene conocimiento de un relevamiento exhaustivo de la cuenca en su extensión desde Cabra Corral hasta Quijano y solamente se levantaron muestras en determinados puntos cuyos resultados no derivan en soluciones..

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...