Ricardo López Murphy es conocido en el mundo económico, también en el ámbito político. Para muchos puede pasar desapercibido, aunque sus definiciones siempre llevan su particular estilo. No le esquiva a las preguntas, inclusive aquellas que durante su breve período como Ministro de Economía lo tuvieron en el centro de la tormenta. Pasó por Salta con el auspicio de la Fundación Federalismo y Libertad, antes estuvo en Santiago del Estero y también visitó Tucumán presentando su libro "Mejores políticas públicas" un conjunto de estudios que transmiten las ideas y contenidos de la formación de dirigentes cívicos impartidos por la Fundación Cívico Republicana. Dialogó con El Tribuno, en un encuentro lleno de matices: desde el amarillo preventivo en algunos sectores de la economía, hasta el rojo preocupante de las exportaciones y el empleo.
¿Como ve el escenario económico actual?
Yo diría muy complicado, porque digamos que el desarrollo de las políticas públicas ingresó en un rumbo cada vez más difícil porque los costos de esta economía fueron saliendo del margen de competitividad, fundamentalmente por la caída del precio de la soja. Esos 150 o 170 dólares representan mucho dinero y me parece que cada vez que fue bajando el precio lo que hemos tenido que hacer es reemplazar esa perdida por más exportaciones industriales, más turismo y llegado el caso, más exportaciones de las economías regionales. Se necesita otro tipo de cambio. Yo veo que el tipo de cambio actual no es consistente con los problemas de Brasil y tampoco con los precios de la soja. También sufre el turismo y, en ese marco las economías regionales están ahogadas por la perdida de la competitividad.
¿La Argentina necesita dólares?
Exactamente por eso necesita un tipo de cambio más alto. En el 2003 o el 2004 cuando estábamos con dificultades en el pago externo el tipo de cambio era mucho más alto que el actual. Existe un problema, pero si lo corregimos inteligentemente y de manera anticipada podemos "salvar" la situación. De lo contrario ocurrirá la crisis. Eso es lo peor que nos puede pasar.
¿Qué es más preocupante. El default selectivo, como dicen ahora o la situación que veníamos arrastrando?
Yo creo que mucho más grave es el escenario que transcurrimos los últimos meses. Lo que hace la dificultad de pago externo es agravar un problema preexistente. Por eso yo menciono mucho la crisis industrial. Si usted viera la cantidad de fábricas que cierran al igual que la cantidad de locales comerciales inactivos. Agreguele a esa situación la caída del precio de la soja y el problema del Brasil. En esa línea puedo decirle que las exportaciones este año están cayendo muy fuerte. El año que viene se estima otra fuerte baja. Para mí es lo más delicado. Allí radica el verdadero problema.
¿La situación se complica?
Por supuesto si usted tuviera posibilidad de ingreso en los mercados de capitales se podría atenuar el impacto aunque tampoco resolvería la situación. El problema de fondo son el empleo y las exportaciones. Si tiene esos sectores funcionando a pleno lo demás es manejable, pero al no tenerlo, entonces se complica.
¿Puede haber arreglo en el plano internacional?
No me parece. Se va a prorrogar hasta después de las elecciones. El Gobierno tiene una actitud de no aceptar la sentencia. Me parece. Yo no veo un arreglo con esta administración. Creo que vamos a una negociación muy larga y eso requiere un dólar muy alto. Entonces, como primera medida debemos armar un superávit muy grande, teniendo en cuenta la carencia que se viene.
¿Considera que el Gobierno emplea una estrategia o está desorientado?
Yo veo que hay un poco de ambas cosas. Creo que hay desorientación, pero también existe una sensación de que todo los dilemas que enfrenta el gobierno son muy negativo y lo llevan al rumbo de la confrontación. Estimo que no es inteligente, pero no veo que tenga la intención de cambiar.
¿Entonces se suman los problemas?
Donde hay situaciones muy serias son en el empleo y en las exportaciones. Allí es donde están los dos "nudos" claves y eso tiene mucho que ver con los problemas de competitividad de nuestra economía. Lo peor que podíamos hacer y es hacia donde lamentablemente vamos, en el caso de no reaccionar, es que exista un tipo de cambio oficial y un paralelo muy alto, con una brecha muy grande. Esa es la peor forma de corregir porque es muy recesiva.
¿Hacia dónde avanza el dólar?
Básicamente la gente está viendo lo que yo le digo. Al derrumbarse las exportaciones, al existir grandes problemas de empleos y si no se corrige por el oficial se va a corregir por el paralelo. Eso es lo peor porque esa brecha se puede hacer más grande. Recuerde usted que el año pasado la brecha llego a ser el cien por cien. Esta situación genera más operaciones marginales. Eso no es bueno y esa es la estrategia venezolana, que además fue muy costosa para la gente.
¿Vamos camino a otra devaluación?
Es inexorable. Yo no veo otra manera de resolver los problemas fiscales, ni tampoco el escaso empleo industrial. Lo preocupante es que cuando más demoremos la devaluación más delicada va a ser la situación que vamos a enfrentar.
¿Cuando el Banco Central baja las tasas que significa?
Está dando señales de mayor devaluación. Para tener tasas bajas usted tiene que tener un tipo de cambio muy devaluado. Ese problema termina afectando a otros sectores. El año pasado tuvimos un déficit de 10 mil millones, es un déficit muy grande, algo similar ocurre en el turismo. Representan números enormes ya sea que el turista vaya para un lado o para el otro. Con un tipo de cambio muy competitivo la gente viene para acá, ni piense lo que va a pasar con los chilenos, los bolivianos, los brasileños, los uruguayos, todos van a venir a comprar acá. Ahora si lo único que hacernos es poner un tipo de cambio en negro muy alto, eso hace mucho daño como ocurrió en Venezuela.
¿Hay que incentivar el turismo?
Por supuesto. Si nosotros vendemos muchos turismo al exterior, es decir si la gente viene de turismo aquí es bueno, porque no hay nada que genere más empleo que el turismo. Aquí también tiene mucho que ver el comportamiento del dólar y ese es otro de los temas importante.
¿Qué pasará con la inflación?
Seguirá siendo alta. Y va a seguir así porque el desequilibrio fiscal y la expansión monetaria van a ser espectaculares. Es preciso destacar que el Gobierno está generando una emisión muy alta. Actualmente se encuentra en el orden del 48%. Yo no me explicó como no es más alta la inflación.
¿Ese dinero se vuelca al consumo?
Se vuelca básicamente al gasto doméstico, por eso no estamos teniendo problema, aunque hay que tener en cuenta que la bonanza en algún momento se terminará. Basta con observar que la gente ya empezó a controlar los gastos, especialmente en lo que se refiere a las tarjetas de crédito. Insisto donde estamos teniendo problemas es en las exportaciones y en el empleo. Allí es más urgente. Necesitamos más exportaciones y mayor generación de empleos, aclarando que la exportación no debe ser solo de bienes, sino también de servicios.
¿El Gobierno apela demasiado a la emoción en sus discursos?
Y eso no va a cambiar. Usted tiene una circunstancia que consiste en que la economía fue perdiendo competitividad, situación que fue dañando la actividad productiva al país. Por otra parte afecta la inversión, la falta de energía aunque del otro lado tiene, también hay que reconocerlo, factores adversos especialmente con los precios internacionales. Hasta hace poco con lo que se llamaba el viento de cola, la situación era espectacular. Ahora es distinto. Hay que hacer un diagnóstico rápido para que no haga más daño. Aquí hay viento de frente. Cuidado esta vez porque nos puede destruir. El Gobierno con un discurso de esas características busca disimular.
¿El Estado continua financiándose de manera interna?
Es verdad. Lo que está haciendo preocupa mucho a los jubilados, porque tienen como reserva bonos del Estado. El último prestamista son los jubilados. Eso es así. Los jubilados financian por dos mecanismos, uno porque el Gobierno usa las reservas, pero el otro mecanismo es que no le pagan los juicios. Es decir que se manejan dos instrumentos de financiamiento. En estos momentos el sector que más está sufriendo son los jubilados. El ajuste del Gobierno sobre ellos es feroz. Es tremendo, mire que la inflación está alrededor del 40% y el ajuste a los jubilados ha sido menos del 30%. Le están pegando un mordiscón inolvidable.
¿Y como ve la situación de las provincias?
Yo estoy preocupado. Yo vengo de recorrer provincias que dependen mucho de la producción regional. Si usted va a Cuyo hay una obsesión por el vino y el problema de los traslados. No se puede exportar. Algo similar ocurre en Neuquén, en Alto Valle con las producciones de la manzana y la pera que atraviesan grandes dificultades. Aquí en esta zona los productores tabacaleros también están preocupados. En Córdoba toda la industria de la exportación, que va a Brasil está muy castigada. Yo creo que acá hay una combinación de problemas de perdida de competitividad que va lastimando mucho a las provincias, sobretodo a sus sectores productivos. En Salta, por ejemplo, todos los productores me están diciendo, si tienen problemas los de la pampa húmeda se imagina lo que nos puede pasar a nosotros tan lejos del puerto. Ojo se está montando allí un grave problema.
¿Qué le aconsejaría a la gente?
La gente está siendo prudente, por eso se ha derrumbado la venta de autos, por otra parte la gente está tratando de ahorrar. Ha cancelado mucho la deuda con los préstamos. ¿Por qué está haciendo eso? Porque ve venir la tormenta. Dado que la gente percibe el problema yo le digo al Gobierno no cierre los ojos, vea los mismo que observa la gente. Actúe, atenúe, evite que la cosa se haga más grave de lo que ya es. Hay que reconocer los problemas a tiempo. Es lo único que yo pido.
"Buscó una alternativa"
Al considerar el escenario político actual, Ricardo López Murphy destacó que existe una presión enorme para el recambio, especialmente por la lista de problemas que viene planteando. "Todavía hay tiempo de enfrentarlo a pesar de que pasan los meses y al Gobierno solo le interesa postergarlo. Si actuamos estamos a tiempo, pero si llegamos a diciembre con el precio de la soja en caída libre como verse frente al precipicio. Hay que reaccionar ahora, si proyectamos el tipo de cambio de enero a ahora tendríamos que tener el dólar a 10 pesos. Ojo con eso. Tenemos un problemas allí porque todo el mundo quiere escaparle, pero aclaro yo siempre tengo a mano una lista de propuestas. Cualquier candidato debe mirar con atención el escenario económico y ver que solución aporta.
Sobre su participación en estos momentos en política afirmó: "Yo estoy tratando que la Argentina tenga una alternativa. Hoy después de tantos años de Democracia el peronismo gobernó durante 23 períodos. Yo quiero una alternativa no peronista algo distinto y estamos en ese cambio. Al referirse a UNEN que nuclea a representantes de distintos partidos políticos, aseguró que uno de los problemas de la política es la exagerada fragmentación. "Hay que tratar de que eso no se profundice. Y es verdad lo que usted dice uno de los problemas de la oposición es un gran fraccionamiento. Y desde ese lugar es muy difícil que le haga fuerza al gobierno. El oficialismo no está enfrentando a los problemas, la oposición está fraccionada y yo estoy tratando de evitar llegar a una situación de pedir: socorro.
Aquellas medidas fueron polémicas
Durante su breve período como Ministro de Economía, Ricardo López Murphy anunció recortes con el fin de reducir el gran déficit público, que incluía cancelar partidas destinadas a operaciones políticas de la SIDE; pagar en 12 cuotas el retroactivo de las altas jubilaciones, terminar con las cajas políticas del Anses y del Pami. Pero esas medidas no gustaron mucho y su estadía en el cargo duró muy poco tiempo.
Hoy el economista se refirió a ese breve período. "Ese intento fue evitar los problemas que tuvimos nueve meses después, más precisamente en diciembre de 2001. En esos momentos había tiempo después ya no hubo, por eso estoy ahora de nuevo jorobando. Los próximos meses se van a complicar mucho si no actuamos ahora. ¿Que tenemos que hacer? ver con realismo que la circunstancias han cambiado, que estamos metido en un brete, que no tenemos financiamiento, que tenemos que acomodar las cargas, entre otras cosas para evitar un problema mucho mayor".

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...