Integrantes de la comunidad de Olaroz Chico resaltaron el éxito que obtuvieron en el ensayo de reimplantación del cultivo de quinua, realizado con el asesoramiento de profesionales del Inta de Abra Pampa y la coordinación de la empresa Sales de Jujuy.

La experiencia comenzó el año pasado, se llevó a cabo en 5 etapas y culminó este año con la obtención de una buena cantidad de semillas que servirán para las especificaciones técnicas.

Jorge Correa Saravia aportó un informe donde se manifiesta el "cumplimiento del objetivo general de reimplantar el cultivo de quinua y las labores culturales asociadas al mismo". En la primera etapa del ensayo reconfiguraron la participación y compromiso de la comunidad en el proyecto, acordaron con la comisión pro quinua y la comunidad el lugar en donde desarrollar el ensayo, alcanzaron un acuerdo sobre las obligaciones y responsabilidades de los compromisos adquiridos, realizaron acciones conjuntas con el Inta de Abra Pampa y cumplieron con la planificación de primeras labores.

Producción

Para preparar el lote, la empresa también aportó herramientas, insumos, mano de obra, logística y asesoramiento técnico en forma conjunta con el Inta. En ese marco se firmó el Acuerdo de Transferencias de Materiales (ATM) por la semilla recibida del Banco de Germoplasma.

Durante el proceso de producción los pobladores aportaron ideas primarias muy importantes y ofrecieron espacios para el cultivo.

La comunidad ofreció 2 lotes que sumarían unas 5 hectáreas, pero la experiencia se llevó a cabo en un lote de 20 x 20 metros, perteneciente a un corral antiguo.

Para el cumplimiento de las próximas etapas prepararon el terreno, tanto en lo estructural como en lo orgánico, instalaron el sistema de riego acorde al terreno a sembrar y en noviembre del año pasado iniciaron el proceso de cultivo con el tipo de siembra en línea a chorrillo y por golpe en el predio dividido en 4 parcelas.

Tanto en la siembra como en el sistema de riego, utilizaron diferentes técnicas propuestas por los comuneros y profesionales del agro. Luego de transmitir a los pobladores los conocimientos de las actividades propias del cultivo y el deshierbe, culminaron con la germinación y la resiembra. El cultivo obtenido presentó un buen estado gracias al control fitosanitario programado y el seguimiento de crecimiento.

Producto final

Para el cumplimiento de la última etapa, en abril pasado obtuvieron el producto final siguiendo los pasos necesarios para lograr una semilla de calidad tanto para siembra como para consumo. Para esto cumplieron con la siega, emparve, trilla, limpieza y pesado del producto final para estimar los rindes de las 4 parcelas que arrojaron un resultado de 369 Kg/ha. Con esta información nace una nueva alternativa de producción para los pobladores de la región más alta de Jujuy. En el caso particular de los pobladores de Olaroz Chico, trabajaron en conjunto intercambiando conocimientos y experiencias para recuperar el producto milenario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...