El programa "El Cine Argentino Va a la Escuela", de la Fundación DAC, dio sus primeras funciones en Tilcara con "Un Cuento Chino" para alumnos de la Escuela Normal, "Tango Feroz" para los de la de Artes y "Camila" para los del Bachillerato, en una visita a nuestra provincia que también incluye Chalala y Palpalá.
DAC es Directores Argentinos Cinematográficos, la institución que los nuclea desde la década del cincuenta. En el 2008 se reconoce el derecho de autor de los directores de las obras audiovisuales, con lo que pasaron a ser coautores. La administración de esos fondos de derecho de autoría les permitió crear la Fundación que se puso como objetivo la difusión del cine argentino.
Ricardo Piterbarg, productor de la Fundación, nos dice que "notamos que los adolescentes van muy poco al cine, y cuando van ven muy poco cine argentino. Para muchos, cine son las mega producciones hollywoodenses, y uno los ve felices cuando vamos a las escuelas y descubren el cine argentino".
Nos explica que "invitamos a la escuelas a que nos escriban y nos pidan nuestra presencia. Cuando se generan estos viajes al interior buscamos que se contacten varias escuelas para armar un circuito en varias localidades".
Luego nos cuenta que "tenemos un listado de diecinueve películas, cuyos productores nos dieron permiso para proyectarlas en este marco, y las escuelas eligen de ese listado las que quieren ver. Para Tilcara eligieron "Tango Feroz" para la Escuela de Artes, por su orientación musical, y para el Bachillerato "Camila", por su interés por la historia. Yo les veo las caras a los pibes, y es algo impresionante. Ver lo atentos que están es una alegría tremenda, y ver que se asombran por algo es lo que se quiere lograr cuando se hace cine".
"Nos interesa mucho llevar un invitado para acercarles cómo es la producción de una película", nos dice y es por ello que la tercera es "Un Cuento Chino", en la que Ignacio Huang, invitado en esta gira, es coprotagonista junto a Ricardo Darín. Huang le dedicó buen tiempo a responder cada pregunta que le plantearan, muchas veces teniendo que despegar ese natural mimetismo entre el actor y el personaje, para terminar haciendo hincapié en lo importante que es seguir la vocación propia.
Ante una gran cantidad de alumnos que colmaba el Salón Municipal, les habló de los años que trabajó en teatro vocacional ante pocos espectadores y sin cobrar, y de los aislados trabajos como extra hasta que se le presentó esta oportunidad de un coprotagónico. "Para ese papel se presentaron doscientos cincuenta aspirantes", les dijo Huang, "y me eligieron porque me había formado para eso. Por eso ustedes tienen que entender que ahora es su momento de formarse, no de brillar aún, de formarse para que, cuando se les presente la oportunidad de sus vidas, no la dejen pasar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...