“¿Qué hacer cuando se nos distorsionan las nociones del bien y del mal? En esas situaciones todos tenemos algo que ocultar, y es ahí desde donde se plantea Omisión”. Estas líneas anticipan el suspenso y los dilemas que aparecen en la nueva película protagonizada por Gonzalo Heredia. Un policial negro, un sacerdote, un asesino y una fiscal. Un tríptico que se completa con Carlos Belloso y Eleonora Wexler en un film imperdible.

Heredia es, para muchas, uno de los hombres más lindos de la Argentina, pero es mucho más que eso: actor, productor, padre y pareja de la bellísima Brenda Gandini. En diálogo exclusivo con El Tribuno, habló de su nueva película Omisión, que se verá en todo el país a partir del 29 de noviembre. Además, reveló detalles de la nueva apuesta de Suar, “Mis amigos de siempre”, que en diciembre peleará por el rating con ases en la manga tan efectivos como afectivos.

Un hotel céntrico, frente al Obelisco, es el punto de encuentro, el sitio de la conversación. Sentado en un sillón antiguo, de alto respaldo, está el ex protagonista de Malparida. Mientras el calor invade Buenos Aires, él habla del personaje que encarna en un nuevo policial negro, ópera prima del mendocino Marcelo Páez Cubell: “Cuando leí el libro, entendí inmediatamente por dónde podía abordar a Santiago. Se me hizo más fácil todo, empecé a hacer un trabajo previo, dos meses antes. Empecé a armar los vínculos para llegar al momento en el que empieza la película, cuando el vuelve de España, que es un momento particular en su vida. Tenía que recrear mucho eso, tenía que hacer la previa, empezar a carretear antes de que digan "acción' y se inicie el rodaje. Me parecía muy tentador crear todo ese mundo de Santiago Murray”.

En general se te asocia más con las tiras, pero has hecho cine y teatro...

Me considero un actor muy inquieto, me aburro rápido de las cosas, me aburro de mí mismo y me considero muy curioso, muy inquieto... de hecho produje una obra de Pinter, compré los derechos de la novela Un publicista en apuros, de Natalia Moret, para hacerla en cine, para actuar, pero estoy asociado con una productora y mi idea es producirla. Son desafíos lindos, eso también me alimenta... contar historias. Amo lo que hago. Cada día aprendo más. De hecho el actor tiene que ser inquieto.

Hablás de la curiosidad, de la inquietud, son palabras vinculadas a la infancia. ¿tenés alma de niño?

Y sí. Me pasa ahora con mi hijo, Eloy. Me dice: “Vamos a jugar?” y está buenísimo ese estado de juego, libre. El otro día estaba releyendo un libro que leí hace mucho que se llama "El mundo de Sofía" y hablaba un poco de eso, de que el niño sale con el disco rígido en blanco. Nosotros lo empezamos a rellenar. Por ejemplo, a mi hijo no le resultaría tan anormal si ve a una persona caminando por el techo. Para él, eso puede pasar. Tienen ese estado de asombro que está buenísimo. Y es algo que lo quiero, se lo quiero robar, volver a tenerlo, no perderlo.

Heredia se muestra sencillo, distendido, casi como un hombre cualquiera, pero no lo es. Su pasión por el teatro lo llevó a formarse con grandes maestros: Roxana Randon o Raúl Serrano fueron algunos de sus mentores.

Sin embargo, sus primeros pasos los dio en Vicente López, al norte del Gran Buenos Aires. Es que allí nació, más precisamente en Munro, un 12 de marzo de 1982. Años después, en 2005 realizó su primer trabajo para la productora Pol-ka interpretando al novio de Luisana Lopilato en la novela Los secretos de papá. También en el 13 fue parte de Valientes y de Socias, aunque uno de sus personajes más recordados es el de Lautaro Uribe, el enamorado de la malvada Renata Medina, encarnada por Juanita Viale. Esa dupla cautivó miles de espectadores con jugadas escenas hot, y antes de fin de año volverán a amarse en la nueva ficción de “El chueco”.

En diciembre se estrena la nueva tira de Pol-ka, mis amigos de siempre, ¿qué podés adelantar?

Son amigos que se vuelven a ver, se vuelven a juntar después de diez, quince años. Mi personaje es un futbolista en actividad que está jugando en Grecia y vuelve un mes en unas supuestas vacaciones y se reencuentra con ellos. Y la tira tiene eso, para los que ya tenemos treinta y pico y tenemos hijos, tiene esa complicidad con los amigos. Aparte estamos entrando en una edad donde ya somos padres, la rodilla te duele cuando te agachás y entonces empiezan a pasar esas cosas. Yo lo veo y me siento parte. Es interesante porque después de Lobo no lo hacía, ya hace casi dos años de eso. Una tira, una comedia, me gusta, está bueno. Y se formó un grupo buenísimo.

Heredia se prepara con todo para su vuelta a la TV, la química con sus compañeros es indudable. Asados y picaditos de por medio se suceden entre las grabaciones de “Mis amigos de siempre”, una comedia que promete ganar el prime time.

Mientras, el 29 sorprenderá en el cine. Un hombre todo terreno.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...