Un día como hoy, pero de 1963, El Tribuno publicó la conferencia de prensa dada por el arzobispo de Salta, monseñor Roberto J. Tavella, donde anunció la pronta apertura de la Universidad Católica de Salta. Días después, el 19 de marzo, firmó el decreto de su creación y, el 23, se publicó el instrumento eclesiástico.

Así fue que el 23 de marzo, El Tribuno publicó íntegramente la norma arzobispal que constaba de solo seis artículos. Por el primero se crea la universidad “dentro de los principios de la Iglesia que rigen las universidades y de las leyes del país”; el segundo da nombre a la entidad: “Universidad Católica de Salta, Fundación Patrón Costa”; el tercero se refiere a la jurisdicción de la universidad; por el cuarto, se confía a perpetuidad la dirección de la institución “a la Compañía de Jesús de acuerdo a contrato”; y finalmente por el quinto se designa Patrona del establecimiento a la Doctora de la Iglesia, Santa Teresa de Jesús. El sexto es de forma.

Bula pontificia

A decir verdad, la creación de la Universidad Católica no sorprendió a los salteños. Es que desde el 22 de noviembre del año anterior (1962), ya se sabía en Salta que el Papa Juan XIII la había creado por Bula Pontificia. Por eso, habían arribado previamente, a nuestra ciudad, varios jesuitas que estudiaron la factibilidad del proyecto. Entre ellos, cabe recordar a los padres Gariña y Burns, este último de la Universidad Católica de Wisconsin (EE UU).

Lo que sí llamó la atención fue cómo los acontecimientos se precipitaron rápidamente a partir del 20 de febrero de 1963, cuando acá se celebró el Sesquicentenario de la Batalla de Salta.

¿Que había pasado ese día? Que por encontrarse en nuestra ciudad el presidente de la Nación, José María Guido, el interventor Federal de Salta, Félix Remy Solá, y su ministro de Gobierno, Holver Martínez Borelli, aprovecharon la oportunidad y le solicitaron, en una audiencia especial, la creación de la Universidad Nacional de Salta.

Esto fue publicado con gran despliegue por El Tribuno, el 22 de febrero de 1963. La nota resaltó la buena predisposición de las autoridades nacionales con respecto a la petición del Gobierno salteño. De más está decir que causó gran revuelo y entusiasmo entre quienes venían luchando por la creación de la UNSa. desde 1950.

Pero para el arzobispo Tavella la nota operó como un acicate pues de inmediato puso todas y sus últimas energías, en finiquitar de una vez la obra educativa más importante que había emprendido en su vida.

 

Las primeras carreras y gestiones

Sobre las primeras carreras, Tavella explicó que inicialmente serían creadas las facultades de Filosofía y Letras, Derecho, Ciencias de la Educación y Medicina. Y admitió que al principio habían “pensado en agronomía, en homenaje a los apuntaladores de la obra, el Ingenio San Martín del Tabacal, pero en razón que se requiere preparación de tierras, se ha cambiado de idea”.

Finalmente, el arzobispo se refirió al lugar provisorio que ocuparía la universidad para iniciar sus labores. Señaló que estaban realizando gestiones ante el Ejército Argentino para ocupar provisoriamente las instalaciones dejadas por el Comando de la V División, en la avenida Belgrano. Esas negociaciones no prosperaron y la Universidad Católica debió comenzar sus tareas educativas en el Colegio Belgrano.

Aquella conferencia matinal del 9 de marzo de 1963, concluyó con este mensaje de Tavella: “Está, pues en manos de los salteños apoyar esta obra en todos sus alcances porque sus beneficios refluirán sobre Salta entera que volverá, como en épocas gloriosas, a ser la capital intelectual del norte”.

Dos meses después, el 21 de mayo de 1963, monseñor Roberto José Tavella, primer arzobispo de Salta, falleció a los 70 años de edad.
 

El 22 de febrero de 1963, dos días después de la audiencia presidencial anunciada por El Tribuno, monseñor Tavella viajó a Roma. Según la información brindada por el Arzobispado, era para agilizar los trámites a favor de la Universidad Católica (El Tribuno, 27-2-63). De Roma, regresó a Salta los primeros días marzo.
El 9 de marzo, monseñor Tavella convocó a una conferencia de prensa en la sede de la Curia Eclesiástica. La invitación decía que era para “informar de un acontecimiento muy grato y de grandes proyecciones”.
Iniciada la conferencia, el prelado, con cordialidad y entusiasmo, fue desgranando pormenores de las gestiones realizadas hasta ese momento en favor de la futura casa de altos estudios. A manera de introito, habló sobre la historia de las universidades, recordando que Cambridge, Oxford, Salamanca y La Sorbona, entre otras, reconocían su origen en la Iglesia Católica. Y agregó: “Nuestro país es prueba de ello ya que las primeras universidades fueron creadas por la Iglesia”. Luego, refiriéndose al ámbito local, señaló que el Bachillerato Humanista de Salta era “único en su género y ya está dando sus frutos”.

Donaciones

Al momento de detallar las colaboraciones, Tavella destacó los aportes del Ingenio San Martín del Tabacal (cien millones de pesos m/n) y de don Jaime Durán (50 hectáreas de su Finca Castañares).
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...