SAN PEDRO (Corresponsal). Con un acto protocolar, la misa central y el desfile cívico gaucho, la comunidad sauzaleña de la localidad de La Mendieta, honró a su santo patrono San José, ceremonias que fueron el corolario del extenso programa que incluyó distintas actividades religiosas, sociales, culturales y deportivas, que se realizaron en el marco de los festejos patronales.

La festiva jornada, en la que también se celebró el Día del trabajador, se inició con una salva de bombas, el acto protocolar que fue presidido por el intendente Jesús Lorenzo Guerra y que tuvo como escenario la plazoleta Jorge Cafrune la que se vio enmarcada por la señorial presencia las Banderas de ceremonias portadas por abanderados y escoltas. Finalizada la ceremonia en la que se tributó el homenaje a la Patria y hubo palabras de bienvenida, autoridades, invitados especiales y la comunidad, participaron de la tradicional procesión por las calles de El Sauzal llevando en andas la sagrada imagen del Santo Patrono, culminando el interior de la capilla donde se oficio la Misa presidida por el padre Marco Tosin.

La primera parte de la homilía pronunciada por el padre Marco, estuvo centrada en la figura de San José como padre y trabajador, "no hay ninguna frase o palabra de San José en el Nuevo Testamento. Podemos decir que José vive su misión de esposo, de padre, de guía de Jesús en silencio, en la sencillez, en la humildad. Pero, a falta de palabra hay gestos importantes y valientes de José. Por ejemplo cuando decidió tomar a María como su esposa sabiendo que ella le iba a dar un hijo que no era suyo. El gesto valiente de tomar al niño y a María para llevarlos a Egipto cuando era perseguido por el rey Herodes. San José es un hombre que vive de su trabajo. Es lindo pensar a José como carpintero enseñándole a Jesús de su trabajo. Nos hace pensar que Jesús también conoció lo que es el esfuerzo del trabajo, el cansancio del trabajo".

En otro tramo el sacerdote se refirió a la realidad actual que se vive en la familia. "La vida de la familia de Nazaret, nos invita a preguntarnos si somos un modelo para nuestros hijos. ¿Qué enseñamos a nuestros hijos?

Hace unos años leí un informe sobre la crisis que enfrentaba Argentina sobre la falta de trabajo. Lo que más me llamó la atención es que el autor decía que el problema más grande no es que falta trabajo; el problema más grande es que hay toda una generación de niños que nunca vio a su padre trabajar. No pueden aprender de su padre lo que es el trabajo de cada día. Ese es el riesgo de los subsidios, porque no vivimos, sobrevivimos y no podemos enseñar a nuestros hijos el valor del esfuerzo, el valor y la dignidad del trabajo. Yo creo que tenemos que subrayar esta pregunta: ¿Qué le enseñamos a nuestros hijos? ¿Le enseñamos el valor del esfuerzo, del trabajo digno? Es bueno saber que San José fue para Jesús no sólo un modelo de trabajo sino que le enseñó además toda la dimensión de la persona. Pidamos hoy la bendición, que San José nos ayude a valorar el trabajo, el esfuerzo de todos los días, a ser modelos de trabajo para nuestros niños, pero también de fe y de responsabilidad" finalizó. Tras la misa, el padre Marco bendijo la mano de todos los trabajadores y se participó del desfile cívico gaucho.

Por su lado, el intendente Lorenzo Guerra dejó su saludo a todos los trabajadores, subrayando que “La Mendieta es un pueblo de paz y trabajo y ruego para que sigamos apostando a esos valores”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...