La paralización de los trabajos de construcción de un puente nuevo sobre el río Los Alisos, despertó en los vecinos del barrio Navea, enclavado a la vera de la ruta nacional 9, una gran preocupación.
Es que la obra parecía encaminada a fines del año pasado, cuando la empresa encargada de la tarea inició su ejecución de manera vertiginosa, pero a las pocas semanas dejó el proyecto inconcluso, al igual que las posibilidades de progreso que avizoraba el sector vecinal, perteneciente a la jurisdicción de San Antonio.

El viejo puente existente en el lugar no sólo es insuficiente para el alto tránsito que existe en horarios pico y fundamentalmente los fines de semana, donde el caudal de vehículos que se dirige a la zona de los diques se duplica y hasta triplica. Además, esa obra de arte de la ingeniería pasó a ser en los últimos años un paso peligroso para los automovilistas y peatones.
Los datos de la accidentología de tránsito dan cuenta de numerosos casos con resultados luctuosos. El ancho del puente no permite, por ejemplo, que dos vehículos de gran porte pasen al mismo tiempo, o que los ciclistas y peatones tengan una senda peatonal exclusiva para cruzarlo sin tener que apurar el paso ante de dos vehículos que transitan en sentido opuesto.

Para los vecinos del barrio Navea la reactivación de la obra no es un pedido más. Para sus habitantes, es un obra anhelada desde hace tiempo y, sobre todo, necesaria para la seguridad de los que transitan el puente, que por la cercanía geográfica es empleado permanentemente por la gente del lugar y por los vecinos de los numerosos loteos y barrios cerrados existentes en Los Alisos y sitios aledaños.
Uno de los habitantes del Navea, Manuel Olea, señaló a El Tribuno de Jujuy que la construcción del nuevo puente había comenzado en noviembre y que la empresa encargada de su ejecución -a la que no pudo identificar- sólo levantó los cimientos de la estructura, dejando abruptamente de trabajar. "Lo único que hay en el lugar es un pequeño obrador de la constructora y un par de serenos que cuidan las pocas pertenencias de la compañía", apuntó.
 

Riesgoso embudo

El hombre explicó que el puente actual actúa como un embudo y que, por el alto tránsito que se aprecia en la zona, en ocasiones, se forman filas extensas de vehículos de un lado y del otro. "Han ocurrido numerosos accidentes de tránsito con saldos lamentables y cuando todo parecía encaminarse hacia una solución, de golpe el movimiento de la obra se estancó", subrayó con un dejo de indignación y resignación.
Si bien el barrio Navea no cuenta actualmente con una representación vecinal, un grupo de vecinos autoconvocados salió a pedir públicamente la reactivación de la obra, entendiendo que se trata de una construcción necesaria y acorde a los tiempos modernos, donde el tránsito automotor y la densidad poblacional de la zona evidenciaron un crecimiento considerable.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...