La delincuencia juvenil se ha convertido en un problema para los habitantes de La Quiaca. Sobre todo cuando quienes cometen estos hechos son jóvenes o adolescentes que cruzan la frontera desde Villazón y luego de concretar su raid delictivo vuelven a su patria.


Esta vez la “pandilla” de delincuentes transnacionales, acusada de cometer una serie de arrebatos de teléfonos celulares, dinero y otros objetos de valor, generalmente al voleo, no tuvo una “fructífera” noche.


La policía quiaqueña los sorprendió en la madrugada y los persiguió. Y logró atrapar a cinco de los ladrones de un grupo de quince integrantes que pretendían darse a la fuga una vez más luego de permanecer unas horas en suelo argentino, pasada la medianoche.


Cruzar la frontera para delinquir (este grupo lo hacía en horas de la madrugada, y se amparaba en la oscuridad) es una modalidad de robo que viene observando desde hace bastante tiempo la Policía del lugar (alertado por las denuncias de los damnificados), y cuando las patrullas iban tras sus pasos hasta el mismo limite fronterizo, los sujetos se escabullían.


Sorprendidos


Ahora la suerte no les acompañó porque el grupo fue sorprendido en la madrugada luego protagonizar varios delitos y se encontró en su poder objetos robados.


Se les secuestraron dos teléfonos celulares y unos mil pesos, en billetes de distinto valor, repartidos entre algunos de los miembros de la banda delictiva que pretendía retornar por un paso no habilitado.


El hecho ocurrió el sábado cuando fueron sorprendidos en inmediaciones del barrio Perpetuo Socorro y fueron detenidos cinco jóvenes que tienen entre 16 y 17 años, todos fueron trasladados a la sede de la Seccional 17.
En esa comisaría quedaron a disposición del juzgado de Menores, a cargo de Delia Ortiz, en calidad de arrestados, de acuerdo a la información suministrada.


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...