Creó la Fundación Darío López Cabana (Dar.Lo.Cab.) tras la pérdida de su hijo adolescente en un triste episodio, y por su labor enfocada en los chicos en la calle y los emprendimientos que hizo para acercarles alimento y procurarles un oficio, fue elegida candidata al “Premio Abanderados de la Argentina Solidaria 2012” de entre 1.100 postulantes del país reconociendo su dedicación.

La noticia para Myrta fue grata. “Agradezco a la persona que me nominó para tal objetivo, y quería decirle que detrás de mí hay un montón de organizaciones, y quizás antes personas que están abocadas a este servicio, quizás a todas se les debería dar un premio. Este reconocimiento es importante porque me empuja y da fuerza para decir -no estoy trabajando sola-”.

Ahora apuntan a renovar sus programas, dijo asegurando que en la tarea lo que la Fundación capitalizó fue el prestigio en la labor. Agradeció por ello la mano que le dieron la Secretaría de Niñez y Adolescencia y el Ministerio de Desarrollo Social, por entender que sin colaboración y la solidaridad de la sociedad jujeña no se podría llegar a ningún lado.

El tema que preocupa a Myrta es el incremento de chicos en la calle, que situó especialmente en la zona de la Terminal, desde los 8 años, y especialmente por las adicciones, por lo que solicitó a las autoridades ahondar en los controles de la venta de poxirrán. “Esto afecta terriblemente a los niños, se ponen agresivos, no quieren ir a la escuela, se enojan con los padres, no quieren volver al lugar. Hoy tenemos que intervenir en situaciones extremas en donde tampoco quieren recibir ayuda”, alertó.

Dijo que trabaja con alrededor de 250 chicos que se encuentran en la calle de diferentes zonas, que también incluye la del Mercado de concentración en un depósito de residuos, para el que pide se dé un cerramiento y evitar que sigan acudiendo.

También están cerrando el ejercicio del programa Autorrescate, ejecutado por diez operadores de calle y el equipo interdisciplinario. Antes de fin de año darán a conocer la situación de los chicos de la calle, cuyo incremento calificó de lamentable. “Lo más problemático, es la situación de ellos, que no es la de antes, que era por necesidades y falta de protección, a esto se suman las adicciones y otro flagelo grande, el problema de la trata”, dijo asegurando que también es evidente la violencia institucional que asegura marca a los chicos.
Están trabajando con chicos muy chicos, y familias enteras por problemas económicos, además de abuelos y discapacitados. Es por eso que en el comedor asisten a 250 personas, ancianos, niños y mujeres, y algunos se renuevan porque mejoran su situación pero lo ocupan otros que atraviesan momentos críticos.

Actualmente la Fundación está trabajando en cerrar todo el ciclo, los proyectos que se ejecutan, los programas que llegan a su finalización con la esperanza de iniciar para el año con más fuerza, con otros objetivos más grandes. “Todo cambia en el paradigma de la sociedad y también en los niños, y nosotros nos tenemos que replantear en diciembre cómo vamos a encarar para el año el trabajo, para dar un paso adelante y ponernos a la altura de las necesidades de los niños”, dijo.

Llevan adelante un programa de apoyo escolar, cuyos objetivos quieren cambiar para partir desde el juego, desde la lectura y cambiar el concepto de “hacer el deber” de modo de fortalecer la currícula de educación a través del juego, de la ludotecas y caminatas donde los chicos puedan observar la naturaleza y estudiar. En el Jardín materno infantil, pretenden dar una mayor contención a los niños que quedan al cuidado de sus hermanos mayores. “Si Dios quiere que seamos acreedores del premio, con ese dinero poder destinarlo a poner un jardín maternal modelo”, contó entusiasmada. (Liliana Alfaro)
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...