TILCARA (Corresponsal). En una de las salas del museo Terry quedan distintas obras de carácter religioso provenientes de distintas muestras realizadas este año, entre ellas un Cristo crucificado de Alicia Faltraco, expuesto en noviembre junto a otras piezas de la Escuela Superior de Artes “Hermógenes Cayo” de Humahuaca.
 

Esta semana, cumpliendo con su promesa, la obra será entregada a la Prelatura de Humahuaca, con lo que podemos imaginar que sumará, a su valor artístico, un carácter marcadamente devocional.
 

La larga historia del arte religioso, que atravesó la historia del arte en general en un diálogo tan estrecho que por momento cuesta diferenciarlas, ha implicado una búsqueda del modo de transmitir su buena nueva más allá de que puedan hacerlo las palabras, pero esto es dicho desde la religión.
 

Desde el arte, el mensaje religioso fue una fuente para, a la vez, alimentar los temas en que se inspiraba y enraizar las búsquedas más novedosas.
 

Toda búsqueda fue novedosa en su momento, desde los cristos de Giotto hasta los de Dalí, y nos costará encontrar una escuela de artes plásticas que no haya tratado de dar su versión del mismo mensaje de salvación.
 

Alicia Faltraco, cuya obra aúna la sensibilidad social con una apetencia estética no menor, no podía dejar de bucear en ese dolor representado en el Crucificado, en esa sincronía de sacrificio y de esperanza.
 

Acaso la creación de la carrera de Arte Colonial en la institución humahuaqueña que alguna vez dirigiera y de la que fue docente, fue el camino que la acercó a la realización de esta obra, como la que ahora la aboca a la restauración de otro Cristo en el Departamento de Rinconada.
 

Pudo haber otras causas más personales, pero el tema es que así llegamos a la posibilidad de apreciar su visión de una imagen tan recurrida, y es justamente en esa recurrencia a temas transitados donde podemos detenernos en las peculiaridades de cada artista.
 

Por ello, quienes lo contemplen o le recen en el lugar que se le depare entre los de la devoción de la Prelatura de Humahuaca, podrán apreciarlo dentro del conjunto de la imaginería cristiana en América, pero quien sepa que surge de las manos de Alicia Faltraco, podrá entenderlo dentro del conjunto de su obra, donde también están los retratos de Avelino Bazán, que remiten igualmente al sacrificio y a la esperanza, o de los habitantes de estas tierras altas con sus cuerpos gastados por los vientos y alentados por su cultura, facetas que también, y tan bien, ha sabido representar Faltraco.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...