La frontera entre La Quiaca y Villazón (Bolivia) quedo conmocionada cuando por averiguaciones realizadas por El Tribuno de Jujuy pudo saberse que días pasados un niño de corta edad argentino fue restituido a su progenitor, luego de haber sido sustraído en las inmediaciones del Puente Internacional " Horacio Guzmán" a plena luz del día y aprovechando la aglomeración de personas. El hecho fue consumado por dos individuos desconocidos de la víctima.


Cuando ocurrió todo un testigo ocasional presenció la situación, siendo el diputado por el Movimiento al Socialismo Adolfo Melgarejo Ocampo del país altiplanico, la acción inmediata del funcionario permitió que junto a la cónsul argentina Reina Sotillo sumado a la Policía Nacional de Bolivia persiguieran y hallaran a los criminales junto a la pequeña criatura, sino el desenlace hubiese sido otro.


Si bien no se brindaron datos filiatorios de los involucrados se cree que los mismos pertenecen a una banda delictiva dedicada al robo de menores cuyo movimiento es en la frontera para secuestrar niños y luego "pasarlos" por sitios no habilitados, para luego los menores ser comercializados.


También por fuentes oficiosas trascendió que los secuestradores aparentemente habrían maltratado al menor que lloraba incesantemente, lo que determino sea llevado al Hospital "San Roque" de la ciudad boliviana para ser internado, lo que profundizó el sufrimiento del niño argentino y su familia, esto fue necesario para determinar este en buen estado, se actuó de esa manera hasta aclarar la situación y garantizar la víctima no seria atacada nuevamente temiendo alguna represalia.


La cónsul, quien recibió el aviso del diputado actuó inmediatamente con la orientación de la embajada argentina en Bolivia recuperando al niño y lo restituyeron a su familia.


Cabe mencionar que el niño argentino fue robado por antisociales que premeditaron la oportunidad para cumplir sus propósitos y si no hubiera habido un testigo solidario junto a una institución eficaz, tal vez no se lo habría hallado nunca más.


La trata y tráfico suena cada más fuerte en esa región fronteriza no solamente por este hecho, también por otros que no tuvieron final feliz. Se debe mencionar la gran cantidad de ciudadanos chinos recuperados tras ser ingresados al territorio nacional por lugares no habilitados.


 La trata y el tráfico de personas son delitos que se han incrementado en forma alarmante en los últimos años, debido a las difíciles condiciones de vida reinantes en la zona y al hecho de que por mucho tiempo estos fenómenos no fueron considerados como un problema estructural sino como una serie de episodios aislados. 
 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...