Las palabras del responsable de la diplomacia estadounidense llegan después de que el propio Gross expresara su temor a ser "abandonado" por el gobierno y tras pedir a Obama que dé todos los pasos necesarios para obtener su libertad.

"Hemos tenido muchas iniciativas e intentos durante los últimos años e implicación con varias personas diferentes que han viajado a Cuba, que se han reunido con gente individualmente allí y en otros sitios, y estamos actualmente en algunas conversaciones sobre las que no puedo entrar en detalle", dijo Kerry en una conferencia de prensa en la sede de la OTAN, en Bruselas.

Además, Obama está involucrado personalmente para tratar de lograr la liberación de Gross, según afirmó hoy la Casa Blanca, que volvió a urgir a La Habana a que permita que el contratista estadounidense regrese a su país.

Desde 2009 el Gobierno de Obama pidió a Cuba en público y privado la liberación de Gross, pero hasta ahora rechazó, como contrapartida, dejar en libertad a los cuatro cubanos detenidos hace años y con largas condenas, acusados de espionaje, los que son considerados "héroes" por La Habana.

Barack Obama está involucrado personalmente para tratar de lograr la liberación de Gross
Gross fue arrestado y encarcelado el 3 de diciembre de 2009 y, en 2011, condenado a 15 años de cárcel por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".

Por su parte, Judy Gross, esposa del contratista, de 42 años, criticó que el Departamento de Estado estadounidense haya reiterado esta semana su petición de una liberación "sin condiciones" de su marido, algo que dijo "es una sentencia de muerte" para él, reportó la agencia EFE.

"Necesitamos al presidente Obama. Quiero pedir al presidente, el líder de esta gran nación, que se implique personalmente y haga todo lo necesario para que Alan regrese a casa y que no lo deje morir en Cuba", dijo emocionada la esposa de Gross.

Judy Gross envió una carta a Obama, cuyo contenido ya se dio a conocer ayer lunes, en la que su marido pide al presidente que no le abandone a su suerte en Cuba, donde está sometido, según su testimonio, a un duro régimen de confinamiento en una pequeña celda 23 horas al día.

"Me niego a aceptar que mi país podría dejarme atrás. Señor presidente, por favor, dé todos los pasos que sean necesarios para traerme de vuelta a casa", señala Gross en su misiva al presidente Obama. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...