Por Sara Barderas

MADRID (dpa) - "Les da confianza poder dirigirse a personas que comparten su cultura y su idioma". Así habla sobre los clientes uno de los dos trabajadores españoles de la única sucursal que el Industrial and Comercial Bank of China (ICBC) tiene en España. Abrió sus puertas en enero de 2011 y desde entonces es oficina bancaria de referencia para muchos chinos.

En la sucursal de más de mil metros cuadrados, situada en el céntrico Paseo de Recoletos, una de las zonas más nobles de la ciudad, trabajan 16 chinos, que entre otras cosas se encargan de asesorar a paisanos suyos sobre los productos y servicios que ofrece el ICBC. En octubre lanzó su primera oferta en España de depósitos a plazo fijo.

La entidad ha logrado "beneficios antes del transcurso de un año", en palabras de Liu Gang, director general en España del ICBC.

La comunidad china es la décima en España por tamaño, con algo más de 166.000 ciudadanos del país asiático. En medio de la crisis económica de la que España no logra salir, es de hecho una de las pocas comunidades de inmigrantes que aumenta en número (un 5 por ciento más a principios de 2011 que un año atrás). Estimaciones de la prensa española añaden además otros 40.000 que no están registrados en las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pese a la grave situación de la economía española, la china es una comunidad emprendedora. ¿Quién no tiene cerca de casa un restaurante chino? ¿A quién no le ha salvado la papeleta un domingo, un festivo o una noche cualquiera esa tienda de alimentación regentada por chinos, una de esas que abren todos los días hasta bien entrada la noche? ¿Quién no ha comprado alguna vez en uno de esos comercios chinos que tienen prácticamente de todo a un euro?

Según los datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), uno de cada cinco chinos que viven en España tiene un negocio. En julio, la cifra de autónomos chinos en el país era de cerca de 35.000, el colectivo más numeroso de trabajadores extranjeros por cuenta propia.

"Tienen recursos y medios para iniciar sus propios negocios. Cuentan con más facilidades de financiación que otros colectivos", señala Guillermo Guerrero, responsable del área de extranjeros de ATA. "Los autónomos chinos llevan una carrera imparable", destaca ATA.

Según remesas.org, una iniciativa social y sin ánimo de lucro formada por un grupo de economistas y analistas que estudia el papel de estos envíos de dinero en la economía global, China se ha convertido en el noveno destino de las remesas que salen de España, con 252 millones de euros en 2010.

Los chinos "trabajan mucho para ganar poco. Pero mueven muchísimos millones de euros, y cada vez disponen de un mayor peso económico en la sociedad", explica un experto a medios españoles. "La venida del ICBC a España no es ni un capricho financiero ni una gabela política, sino el pragmatismo chino en su más pura definición".

Lo confirma uno de los trabajadores asiáticos de la sucursal del banco en Madrid. "Los comerciantes chinos están muy contentos con nuestra llegada", dice.

La inmigración china en España es distinta a otras: no llega en busca de trabajo en empresas españolas, sino para crear ellos mismos sus propias empresas.

El ciclo podría resumirse de esta forma: crean firmas en España en las que emplean a otros chinos y venden productos chinos. Los beneficios que obtienen los ingresan enbancos chinos. Se trata además, según apuntan los expertos, de una comunidad muy endogámica, hasta el punto de que no suelen pedir créditos bancarios, sino que se prestan dinero entre ellos, sin interés. Unos definen éste como un "modelo parasitario de expansión económica". Otros ven en él un aprovechamiento efectivo de recursos.

En lo que respecta a la integración, ésta puede contemplarse desde dos puntos de vista, según sostiene la profesora universitaria Gladys Nieto, que ha investigado mucho al respecto. "Si se trata de la incorporación administrativa y/o laboral, ésta podría considerarse una integración plena y exitosa", explica. Pero si por integración se entiende su interrelación con los españoles, "puede que esa relación tan sólo se limite a contactos superficiales".

dpa sbp lr

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...