¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

30°
21 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Más de 50 intoxicados en Córdoba por comer carne podrida lavada con lavandina

Las denuncias comenzaron a circular por las redes sociales, hasta que la municipalidad de Capilla del Monte dispuso clausurar el lugar

Miércoles, 24 de enero de 2024 08:46

En plena temporada de verano, se conoció que al menos 50 personas se intoxicaron, luego de consumir carne en mal estado que habían comprado en un minimercado de Capilla del Monte en la provincia de Córdoba. Las denuncias comenzaron a circular por las redes sociales, hasta que la municipalidad dispuso clausurar el lugar dado que además se advirtió que no seguían los protocolos de cuidado de la carne y era lavada con lavandina.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En plena temporada de verano, se conoció que al menos 50 personas se intoxicaron, luego de consumir carne en mal estado que habían comprado en un minimercado de Capilla del Monte en la provincia de Córdoba. Las denuncias comenzaron a circular por las redes sociales, hasta que la municipalidad dispuso clausurar el lugar dado que además se advirtió que no seguían los protocolos de cuidado de la carne y era lavada con lavandina.

El consumo de la carne afectó tanto a vecinos como a turistas que veraneaban en el popular pueblo ubicado en la falda del cerro Uritorco. Estos presentaron síntomas como “vómitos, diarreas, fiebre y dolores abdominales”, que fueron producto de la intoxicación.

Todo comenzó la semana pasada, cuando varios vecinos publicaron, a través de Facebook y diferentes plataformas, que una carnicería ubicada en la calle Lavalle de esa localidad, vendía “carne podrida”. Advertían que estaba “contaminada” y pedían que “se tire”. Tras la denuncia de los damnificados, se procedió a la inspección del minimercado con intervención de personal de la dirección de Bromatología.

Los afectados resaltaron que en los últimos días de la semana pasada “bajaron siete medias reses podridas en el comercio, lanzaron una promoción y fueron vendidas los días jueves, viernes y sábado por la mañana”, según consignó el medio El Diario de Carlos Paz.

“Lo que hizo fue tratar con químicos a la carne y lavarla con lavandina para venderla. Hubo turistas intoxicados y vecinos y nos están haciendo pruebas porque hay riesgo de que hayamos contraído una bacteria que causa problemas renales e inflamaciones en el riñón”, expresó una de las personas afectadas a ese medio del Valle de Punilla.

En tanto el intendente de Capilla del Monte, Fabricio Díaz, ordenó el cierre preventivo del comercio, mientras se conoció que los intoxicados se recuperan favorablemente de sus respectivos malestares. “Tomamos conocimiento este lunes, al mediodía, sobre el caso de la carnicería del minimercado que había vendido la carne y sobre distintas personas estaban con síntomas de intoxicación”, explicó Díaz en diálogo con La Voz del Interior.

Sin embargo, el intendente se encargó de manifestar que pese a que el lugar debía ser clausurado no se sabe a ciencia cierta la cantidad exacta de personas afectadas por la intoxicación dado que no hubo denuncias formales ni atendidos en el único hospital del pueblo. “Se manifiestan públicamente, pero no están en nuestro sistema sanitario, que es el único”, dijo al mismo medio y agregó: “A esas personas que manifestaron todo esto (en las redes) les pedimos que vengan al hospital para que los ingresemos en un registro, corroboremos los estudios, les hagamos más si hace falta, para ver de qué se trata”.

“Si bien la carne no estaba en condiciones óptimas, si hicieron un asado puede haber estado en los chorizos, las morcillas, la carne, los embutidos. No tenemos claro, fue todo muy de estado público, no hubo una nota, una denuncia formal, ni nada, nos enteramos por las redes sociales”, insistió Díaz.

Voceros de la comuna indicaron también que cuando los inspectores municipales ingresaron al comercio, descubrieron que había carne vacuna almacenada en un depósito y sin que se cumplieran con las disposiciones necesarias para evitar posibles contaminaciones.

La clausura se llevó a cabo el lunes, mismo día en que también se clausuró una forrajería y pet shop que vendía carne “de manera clandestina”, aunque las autoridades informaron que estos casos no tienen relación entre sí.

FUENTE: LA NACIÓN

Temas de la nota