A los grandes consumidores sí les implicará pagar más, dijo al titular de Proconsumer Claudia González.

Tras el anuncio del Gobierno nacional sobre la eliminación de los subsidios a servicios públicos: que hace ocho años otorga a bancos, financieras, compañías de seguros, juegos de azar, aeropuertos internacionales, puertos fluviales, telecomunicaciones, hidrocarburos y minas, hubo muchas repercusiones. La medida busca lograr una mayor equidad, más competitividad y la generación de pleno empleo.


En Jujuy fue consultada la referente de Protección Consumidores del Mercado Común del Sur (Proconsumer ) Claudia González sobre el anuncio ya que puso en el centro de la escena a la crisis energética.


“La quita de subsidios no tiene por qué repercutir en la tarifa de servicios; pero sí es verdad que algunos usuarios, especialmente a los grandes consumidores, le va a significar pagar más. No es un cambio de tarifa, porque la tarifa estaba subsidiada”, explicó.


“En la factura a cada usuario se detalla: energía subsidiada, y el valor de la energía que paga el usuario, y el total es lo que debe o pretende cobrar la empresa. Es decir: pagamos menos porque una parte se hace cargo el Gobierno”, dijo.


“Hay muchos subsidios de los cuales los usuarios no conocen. Por ello lo más probable es que la quita de subsidios afecte a grandes consumidores y a sectores productivos, que se supone que han tenido un crecimiento gracias a otras circunstancias económicas”, sostuvo. “El Estado que destinaba a subsidiar energía ahora va a destinar esos fondos a subsidiar otras cosas”, apuntó.


Sincerar tarifas


González también explicó que se habla hace muchos años de una necesidad de sincerar las tarifas. “Es decir que los usuarios paguemos lo que efectivamente consumimos y al valor que verdaderamente tiene, que es mucho más alto a lo que estamos pagando”.


“Como política energética, es un primer paso; pero tiene que ir acompañada con otras medidas como exigir las inversiones por parte de las empresas, para poder recuperar en el caso energético la situación que teníamos como productores. No como ahora que tenemos que importar gasoil, gas y demás: hay una crisis en el sector energético de años”.


Recordó que en Jujuy cuando se hizo un primer quite de subsidios afectaba a los grandes consumidores con más de 1.000 kwz y en ese caso afectaba alrededor del 4 % del total de usuarios. “Es por eso que no se sintió, es probable que si hoy se tiene en cuenta ese consumo mayoritario no tiene por qué afectar a usuarios domiciliarios”.


Los subsidios no crean derechos adquiridos, sino que el Estado al responder a políticas energéticas los puede quitar en cualquier momento.


El “retraso tarifario” proviene del desequilibrio que generó la Ley 25.561 de Emergencia. “Es la que nos vuelve a la pesificación, nos saca de la convertibilidad del uno a uno y a partir de ese momento se empiezan a renegociar todos los contratos por todos los servicios públicos privatizados”, manifestó.


Desde el 2003, lo que hizo el Estado es compensar esa pérdida que tenían las empresas e incorporar subsidios para que los usuarios no afronten el mayor costo. Una situación coyuntural que respondió a necesidades del momento.


Por último dijo que “la quita de subsidios es una buena medida para equilibrar los grandes desajustes o injusticias que existen respecto a la situación de las provincias del interior con Buenos Aires: social, económica y oportunidades”. Ejemplificó con el aumento del gas por decreto, del que después algunas provincias se fueron liberando.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...