¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

XV Serenata a la Virgen de Luján

Martes, 10 de mayo de 2011 18:05

Con notable éxito se llevó a cabo la XV Serenata a la Virgen de Luján con la participación de familias que se nuclearon en el salón de la parroquia para disfrutar de una gran velada.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Con notable éxito se llevó a cabo la XV Serenata a la Virgen de Luján con la participación de familias que se nuclearon en el salón de la parroquia para disfrutar de una gran velada.


Un desfile de artistas se produjo en el escenario que abrazó el arte propuesto por la música y la danza, siempre de manifiesto para revalorizar nuestras costumbres y ubicado en el corazón del barrio Luján.


Románticos y colmados de cultura azteca, llegaron a la escena los integrantes del mariachi Aventurero que cantó su devoción a los cuatro vientos y en "Madrecita" se cambiaron frases de cariño y amor para la madre de Dios.
Más tarde, para contagiar a los espectadores de fiesta y celebración, los músicos elevaron sus voces al son de "Adelita" y ofrecieron una chispeante propuesta que fue aplaudida por el público.


Especialmente dedicada a las mamás, llegó al escenario "La sonrisa de mamá" y el himno de gran sentimiento fue envuelto en melodías de guitarrones, trompetas y violines protagonistas de una emotiva gala.


Mientras el aroma de comida regional deleitaba a propios y extraños, la serenata cumplía su objetivo de honrar la figura maternal de nuestra Señora, que desde el escenario bendecía la reunión conmemorada en su honor.


Elegancia en la danza


Más tarde llegaría el turno del Liceo del Adulto Mayor que, a través de sus bailarines, habilitaron el escenario para ofrecer cuadros musicales que se hicieron chacareras y zambas para adornar con coreografías, finos toques de elegancia.


Como buenos artistas, los adultos mayores se apoderaron de la noche y deleitaron a todos con su vistosa propuesta, utilizando elementos que destacaron su estilo en el escenario.


Dirigidos por el profesor César Limachi, los bailarines interpretaron con profundo sentir la recreación de su participación en un festival artístico realizado en Tarija, Bolivia; que significó el reconocimiento internacional a su constante labor realizada en el barrio Mariano Moreno.


Jasy Memby


Luego, los aplausos se hicieron masivos cuando llegaron los músicos de Jasy Memby, sonrientes músicos que Antonio Tarragó Ros adoptó como ahijados en el reciente festival televisado denominado “El País es Uno”.
Orgullosos por esta grata noticia, Jasy Memby compartió su arte junto a familiares y amigos que fueron inevitables testigos de su crecimiento artístico.


Con zambas y carnavalitos sellaron su presentación en homenaje a la virgencita, instaurando en los presentes un distendido clima de alegría que continuaría en vigencia a través del baile autóctono que los pequeños de la Escuela Santa Rosa ofrecerían en la velada.


Danza con los niños


Nuevas coreografías y buenos bailarines en escena se lucieron en la escena para regalar un espectáculo colmado de sorpresas y realizado por pequeños estudiantes.


Con mucho empeño, los artistas vivían el folclore a través de sus movimientos que eran aplaudidos por todos los espectadores.


La música y el folclore


Un regalo musical fue otorgado por La Simplecita, un conjunto de talento juvenil que, por primera vez, formó parte de este encuentro religioso que celebró a Nuestra Señora de Luján.


Más artistas continuarían en la noche como fue el caso del dúo de Cristian y Juan también ofreció un despliegue de talento en materia artística, al igual que el joven grupo Norte y Sur que, acompañado de piano y acordeón cerró una velada inolvidable, con un amplio repertorio donde los sentimientos afloraronen cada artista y los amigos, vecinos y familiares celebraron con orgullo una décimo quinta serenata a la virgencita.
 

Al finalizar, tras la medianoche, toda la comunidad barrial acompañó a la Santa madre al interior de la parroquia, bendecida con su presencia permanente.