Tiro y Gimnasia empató sin abrir el marcador con Monterrico San Vicente en el partido disputado ayer en el "Fortín del barrio Belgrano" correspondiente a la séptima fecha del Federal B.

El primer tiempo fue muy enredado porque ninguno de los dos equipos puso un toque de calidad al juego y el empate en cero fue un reflejo de que hubo pocas intenciones de llegar con peligro.

De hecho que el más necesitado era Tiro y eso no se vio reflejado en la cancha, porque los jugadores no reaccionaban con las indicaciones del entrenador Morales Santos ni del puñado de hinchas que todavía esperan un mejor funcionamiento de su cuadro.

Parecía un equipo partido en dos, porque los delanteros no fueron bien utilizados y asi era imposible que llegaran al gol.

En tanto, Monterrico San Vicente parecía conformarse con el negocio de no perder como visitante y por ello no arriesgó demasiado.

El técnico René Herrera puso un planteo conservador y dejando al local que tomara la iniciativa y también esperando un error del dueño de casa.

En todo caso, un inteligente sistema si se lo mira desde el punto de vista visitante.

En ese contexto, la lucha fue cruel y mucha por la posesión de la redonda que anduvo pum por aquí, pum por allá sin destino fijo, por no decir maltratada y los g. El trámite fue opaco como la tarde de gris plomizo con amenaza de lluvia.

Dentro de la pobreza futbolística, Tiro estuvo un peldaño más arriba pero no pudo acertar en el arco rival.

Recién a los 30' se vivió algo emotivo cuando Pablo Mamaní metió un sablazo que despintó el palo derecho de Cano y del rebote, León se zambulló pero su cabezazo se fue apenas desviado.

Luego fue el turno de Córdoba que remató rasante desde 25 metros y cuando todos esperaban verla en el fondo de los piolines, la pelota caprichosa no quiso entrar ante un estático Cano que solo atinó a mirar la acción.

Cerca del final de la etapa, recién pudo avisar Monterrico por intermedio de Villafañe que mandó un disparo apenas desviado.

En el complemento, antes de los 20' el técnico Morales Santos ingresó a Espinosa por Cabrera, con el objetivo de darle mayor peso ofensivo, dando muestra que buscaría con mayor convicción el arco rival y con más ganas que fútbol se mandó al frente. Pero la falta de claridad fue peor enemigo. Los minutos se iban como agua entre las manos, Monterrico no se salió de su libreto y apostó a la lucha sin cuartel por el dominio de la pelota.

El "lobo" sampedreño dispuso del terreno y la bocha, pero tenerla más tiempo, no necesariamente significa jugar mejor.

Para colmo de males, a los 43' Garzón entró por Pablo Mamaní y enseguida cayó muy pesado en una jugada, literalmente se le "salió" el codo derecho y debió retirarse del campo de juego. Aunque el partido se estiró hasta los 50' el empate fue inamovible.


¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...