Si bien hoy, en el Día de los fieles difuntos se espera una afluencia masiva de personas en los cementerios de distintos puntos de nuestra provincia, para compartir la jornada y homenajear a sus seres queridos fallecidos, ayer un sinnúmero de jujeños se anticipó y visitó las tumbas y nichos donde se encuentran sus familiares difuntos.

En los cementerios de la capital provincial, las personas decidieron llegar para limpiar las tumbas, nichos y mausoleos, colocar flores, prender velas y rezar por sus seres queridos que ya partieron de este mundo. En algunos casos, no sólo se limitaron a lo antes mencionado, sino que también compartieron bebidas, cigarrillos y comidas entre charlas amenas y relataban cómo era el transcurrir de sus vidas. El mayor caudal de gente se notó en el cementerio "Nuestra Señora del Rosario", aunque también, anticipando un incremento en la afluencia de personas, desde la Municipalidad de San Salvador de Jujuy se realizó un operativo de tránsito en el cementerio "El Salvador" para evitar accidentes y embotellamientos.

Los comercios también dieron un marco especial a la jornada de ayer, y se espera que hoy continúe de la misma forma, sobre todo en el cementerio "Nuestra Señora del Rosario" donde, debido al corte de avenida 9 de Julio por los trabajos de repavimentación que se realizan en esa arteria, se instaló un sinnúmero de comercios de varios rubros, en los que se pueden conseguir las tradicionales ofrendas, flores, velas e incluso comidas y bebidas de todo tipo, incluyendo variedades de chicha.

Las personas que llegaron hasta los cementerios capitalinos, en muchos casos lo hicieron con el objeto de "anticiparse" al gran movimiento que suele haber en las necrópolis jujeñas. Tal es el caso de Gloria, una señora de 79 años, que llegó sola hasta el cementerio "Nuestra Señora del Rosario", para limpiar el nicho, colocarle flores y rezar en la sepultura de su difunto marido y hoy tiene previsto hacer lo mismo en la tumba de su hijo, en el cementerio "Jardín del Castillo". "No suelo hacer ningún tipo de ofrenda y ritual, simplemente vengo a poner las florcitas, cosa que hago prácticamente una vez al año porque me queda lejos, aunque de vez en cuando me aparezco", subrayó la señora.

Mientras tanto, en otra parte del cementerio, Daniel Sulca junto a sus nietas se encontraba limpiando la tumba de su hijo y tenía previsto hacer lo mismo con la de otros parientes.

"Es una costumbre que nos transmitieron mis abuelos y mi mamá, de venir a visitarlos, orar, rezar el Rosario para todas las almas y pasar un rato en la sepultura", donde están su hijo, su esposa, hermana y madre, según explicó.

De igual manera, comentó que suelen hacer las tradicionales ofrendas para agasajar a las almas de sus parientes y seres queridos. "Lo que más me gusta es participar de la misa, ponerles flores a las tumbas, prenderles una velita y rezarles, porque siempre que uno se va quedan errores por enmendar y por eso es que rezamos desde aquí, para que en el más allá puedan estar bien y tranquilos", concluyó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...