Los gremios estatales cumplieron ayer la tercera y última jornada del paro de 72 horas establecido a principios de esta semana, en rechazo del complemento salarial de 1.750 pesos anunciado por el Gobierno y en demanda de la regularización laboral de los trabajadores precarizados, el pase a planta permanente de los agentes que reúnen las condiciones para obtener tal beneficio y la reapertura de la negociación salarial.

En la víspera, el centro de la capital jujeña volvió a convertirse en un verdadero caos. El tránsito fue un infierno, la mayoría de las reparticiones públicas de la provincia cerraron totalmente sus puertas bien temprano, y el transporte público y semipúblico de pasajeros improvisó recorridos durante gran parte de la mañana. Todo ello junto se transformó en un malhumor generalizado e indisimulable. “Están locos”, “son unos irracionales”, “esto es una vergüenza” o “así no se puede vivir”, fueron algunos de los calificativos y pensamientos en voz alta que se escucharon al pasar en las puertas de algunas de las dependencias estatales que no atendieron al público, o en el interior mismo de Casa de Gobierno, donde mucha gente se vio obligada a esperar largos minutos para poder salir y seguir su camino.

El tercer día consecutivo de paro en esta semana que termina fue complicado para miles de jujeños. Es que el Frente de Gremios Estatales (FGE) y la Intersindical de Trabajadores del Estado (ITE) coincidieron ayer en la modalidad de protesta. Ambos nucleamientos salieron a la calle y provocaron innumerables contratiempos a los automovilistas y trabajadores del transporte urbano. Esto, sin contar los perjuicios que provocó a terceros el paro de actividades en sí mismo, retrasando trámites de los particulares en diversas áreas sensibles del Estado.

El FGE implementó una mecánica llamativa para reclamar y darle su impronta a la denominada “marcha de la resistencia”. Hasta las 18 y con el acompañamiento permanente de las bombas de estruendo, dio vueltas alrededor de Casa de Gobierno reiterando una y otra vez su petitorio.

En tanto, la ITE se concentró al promediar la mañana en la esquina de Senador Pérez y Alvear y desde allí partió al mediodía hacia la zona del casco histórico, para evitar superponerse a la movilización del frente estatal. Mientras tanto, algunas columnas desprendidas de sus movimientos naturales realizaron marchas por varias arterias céntricas, complicando aún más el tránsito de quienes nada tenían que ver con este tipo de demandas.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...