SAN PEDRO (Corresponsal). Con gran orgullo y marcada emoción, la comunidad educativa de la Escuela Especial N°12 "Guillermo Snopek" de esta ciudad, despidió a Cristian Gabriel Porcel, primer estudiante hipoacúsico que egresa con el título de Bachiller Pedagógico, habiendo estado integrado a la escuela Normal Superior General José de San Martín.

Sin lugar a dudas que la felicidad fue compartida de manera especial por la familia de "Gaby", sus padres José Antonio, Gladys Patricia y sus hermanos José Ismael y Andrea Virginia, quienes se constituyeron en pilares fundamentales de esta historia de vida, en la que el amor, el acompañamiento, la constancia, el compromiso y el sacrificio compartidos, pudieron superar las barreras que impone la sociedad a las personas con discapacidad.

Si hay algo que caracterizó en todo momento a Gabriel, fue esa imperiosa necesidad de aprender, y poner todo de sí para superar la barrera del silencio, buscando siempre la forma de poder comunicarse, de estrechar vínculos y en ese desafío personal, encontró además de su familia, a docentes comprometidos que sumaron experiencia, manos y voluntades. Sin descuidar ni interferir el desarrollo normal de las áreas curriculares, Gabriel, asistía a contra turno a la escuela especial.

Y sin lugar a dudas, que el paso de este joven por las aulas de ambos establecimientos, deja una huella imborrable, una página memorable, por cuanto, con el apoyo de sus docentes, quiso ir más allá, incursionando en el sorprendente mundo de la ciencia. Y con un más que interesante tema, participó de la Feria de las Ciencias, siendo seleccionado en la instancia local, regional, provincial, llegando a nivel nacional y en Tecnópolis, participó y recibió una mención por su participación en la Tabla Periódica en Lengua de Señas Argentina, en rubro Química, destacando la labor de su intérprete Valeria Páez y la docente Marcela Vera.

Seguir estudiando

Con sus 20 años cumplidos y su título de Bachiller, ahora Gabriel tiene la mente puesta en sus estudios terciarios, el objetivo es ejercer la docencia, ayudar a miles de niños y jóvenes jujeños a integrarse y superarse. "Los padres no deben esconder a sus hijos por ser sordos, deben luchar por ellos, apoyarlos y yo quiero ayudar, quiero enseñarles, quiero sentirme útil en la vida" dijo Gabriel. Para ello, ya viajo junto a sus padres a Libertador General San Martín para estudiar el profesorado, "el año que viene voy a estudiar todo lo relacionado con otras discapacidades, con problemas de aprendizaje porque no quiero perder el año y para el 2016, me integraré a la carrera para sordos" dijo para luego perfeccionarse con la licenciatura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...