El nuevo embajador argentino ante el Vaticano, Eduardo Valdés, afirmó que "todo argentino que le vaya a plantear ser puente" al Papa Francisco "va a ser bienvenido en su mesa", pero "los que lo quieren tener como jefe de un muro, pierden", al destacar que siente que hay sectores de la oposición en la Argentina "que se enojan" por este motivo.
Al ser consultado sobre las permanentes publicaciones de los medios sobre una supuesta preocupación del Papa sobre la Argentina, el nuevo diplomático argentino contó a Télam que "pocas veces" habló con él "sobre la situación del país, ahora como embajador quizás hablemos más específicamente sobre eso".
"A veces siento que hay sectores que se enojan porque no es el muro que ellos imaginaban", dijo Valdés, quien agregó: "Yo te puedo decir que las veces que lo he visto, él trata de cumplir el rol que le fue asignado el día que hubo fumata blanca, y que es ser pontífice, que quiere decir construir puentes y destruir muros".
"Todo argentino que le vaya a plantear ser puente, va a ser bienvenido en su mesa, los que lo quieren tener como jefe de un muro, pierden con él", remarcó Valdés.
Y aseguró: "El espíritu santo que lo ilumina cuando cumple 75 años, es el mismo que lo ilumina para encontrar un lugar con nuestra Presidenta que viaja a Roma y cierra las expectativas de los sectores que no quieren a Cristina Fernández de Kirchner, de que iban a chocar, que no iba a haber una buena relación".
"Sin embargo, el corazón de los dos estuvo abierto para conjugar el verbo compartir y me parece que esto fue muy bueno para la Argentina y también para el Papa, porque para él también su mensaje ecuménico sonaría distinto si tuviera conflictos políticos en su propio país", dijo Valdés.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...