Otro multitudinario festival para los niños, organizado por la Organización Barrial "Tupac Amaru", se vivió ayer a pura música, juegos, baile y donde se entregaron miles de juguetes durante la tarde.
El puente Gorriti incluido y la avenida Martearena fueron adornados con banderines y guirnaldas, todo muy colorido, además de un gran escenario donde uno de los animadores fue el Payaso Pirulín y luego se sumó la Tota Santillán.
Desde horas muy tempranas las distintas copas de leche, roperos comunitarios, cooperativas, escuelas, el área de salud, deportes y otros tantos sectores de la organización prepararon las mesas, identificadas con souvenires y mucho color. Hubo un gran trabajo previo para que el festival sea un éxito, en cada gazebo una gran torta, jugos, gaseosas, facturas y golosinas -entre otras cosas- para agasajar a los niños.
Además hubo cerca de 80 peloteros y camas elásticas y el toro mecánico, que fue una de las atracciones más convocantes de la tarde.
Si bien se registraron temperaturas muy altas, los chicos no dejaron de divertirse y disfrutaron de la tarde.
Se repartieron miles de golosinas, así también hubo un espectáculo Tributo a Piñón Fijo, Violetta, a la Doctora Juguetes y un número circense, para los más chiquitos. Después los grupos musicales Sonido Básico, Revelión, Kummbiambe y el doble de Rodrigo, animaron la jornada para los jóvenes y adultos
La dirigente Milagro Sala expresó que "pasan tantas cosas. ¿Cómo no vamos a dedicar una tarde a los niños jujeños? Eso no tiene precio. Cuando vemos las sonrisas de los niños reafirmamos que es así como vale la pena reconstruir el país. Simplemente le pedimos a los jujeños que vengan, porque esto no es solo de la Tupac Amaru. Agradecemos a toda la gente que aportó para que este festival se pueda hacer".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...