Otro multitudinario festival para los niños, organizado por la Organización Barrial "Tupac Amaru", se vivió ayer a pura música, juegos, baile y donde se entregaron miles de juguetes durante la tarde.
El puente Gorriti incluido y la avenida Martearena fueron adornados con banderines y guirnaldas, todo muy colorido, además de un gran escenario donde uno de los animadores fue el Payaso Pirulín y luego se sumó la Tota Santillán.
Desde horas muy tempranas las distintas copas de leche, roperos comunitarios, cooperativas, escuelas, el área de salud, deportes y otros tantos sectores de la organización prepararon las mesas, identificadas con souvenires y mucho color. Hubo un gran trabajo previo para que el festival sea un éxito, en cada gazebo una gran torta, jugos, gaseosas, facturas y golosinas -entre otras cosas- para agasajar a los niños.
Además hubo cerca de 80 peloteros y camas elásticas y el toro mecánico, que fue una de las atracciones más convocantes de la tarde.
Si bien se registraron temperaturas muy altas, los chicos no dejaron de divertirse y disfrutaron de la tarde.
Se repartieron miles de golosinas, así también hubo un espectáculo Tributo a Piñón Fijo, Violetta, a la Doctora Juguetes y un número circense, para los más chiquitos. Después los grupos musicales Sonido Básico, Revelión, Kummbiambe y el doble de Rodrigo, animaron la jornada para los jóvenes y adultos
La dirigente Milagro Sala expresó que "pasan tantas cosas. ¿Cómo no vamos a dedicar una tarde a los niños jujeños? Eso no tiene precio. Cuando vemos las sonrisas de los niños reafirmamos que es así como vale la pena reconstruir el país. Simplemente le pedimos a los jujeños que vengan, porque esto no es solo de la Tupac Amaru. Agradecemos a toda la gente que aportó para que este festival se pueda hacer".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estas de acuerdo con las modificaciones de la ley de Educación Sexual Integral?

Importante ahora

cargando...