De Vido llegó el fin de semana a Beijing, donde durante la jornada del lunes mantuvo una reunión de trabajo con el presidente de la empresa nuclear china CNNC, Qian Zimin, para ultimar detalles del acuerdo para la provisión de equipamiento y servicios para la construcción de Atucha III, que pasará a ser la cuarta central nuclear de nuestro país.

Durante el encuentro, ambos funcionarios destacaron la cooperación que en materia nuclear llevan adelante los dos países, principalmente desde el 2012, que fue ratificada durante la visita que realizó el presidente de China, Xi Jimping, en julio pasado, con la firma de un acuerdo de cooperación y la instrucción para que CNNC y Nucleoléctrica Argentina S.A.(NASA) avancen en su implementación, informó esa cartera a través de un comunicado.

De Vido resaltó que tras el inicio de la generación de energía por parte de la central Atucha II -bautizada con el nombre de Néstor Kirchner-, que ya genera el equivalente al 50% de su potencia y que alcanzará fuerza plena “en las próximas semanas”, el Gobierno argentino trabaja en la concreción de Atucha III - Proyecto Nacional, para dar continuidad al programa nuclear lanzado hace una década.

Este plan incluye la construcción del primer reactor de potencia 100 por ciento nacional CAREM y la extensión de la vida útil de la central de Embalse, en Córdoba.
El “Proyecto Nacional” prevé una inversión de 2.000 millones de dólares, y más de 32.000 millones de pesos correspondientes a obras y suministros locales, para la construcción de la nueva planta nuclear que demandará un plazo de construcción de ocho años.

Por su parte, Kicillof arribó hoy a la capital china y tiene previsto entrevistarse con autoridades económicas, como parte de los contactos que viene llevando adelante el gobierno argentino en el plano diplomático y económico, de cara al litigio que enfrenta con los fondos buitre y el fallo dispuesto por el juez neoyorquino Thomas Griesa.

Argentina tiene previsto presentar el próximo martes 9 de septiembre en las Naciones Unidas, un proyecto de Convención que regule los procesos de reestructuración de deuda soberana. La iniciativa, a tono con los lineamientos existentes para el sector privado, contempla que si el 66% de los tenedores de bonos acepta una oferta, el resto la debe acatar.

El proyecto de resolución para crear esta convención será presentada con el apoyo de los 130 países que conforman el G-77+China, anunció Kicillof el viernes, en una conferencia de prensa que brindó en Casa de Gobierno junto con el canciller Héctor Timerman.

El 9 de septiembre, el pleno de la ONU decidirá si avanza en la discusión del proyecto de regulación del Convención Multilateral para la reestructuración de deudas soberanas.
Kicillof detalló el viernes que “en resumen, el proyecto plantea que si un país reestructura su deuda, y ese plan es aceptado por el 66% de los tenedores de bonos, el otro 33% debe aceptar esas condiciones, como en cualquier proceso de reestructuración de deuda en el ámbito comercial”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...